The Gazette – Dogma (2015)

por Álvaro Mortem

SRCL-8891 [Cover]Existen artistas que viven a la sombra de sí mismos. Habiendo cultivado una fama particular, basada en el éxito de la creación de su propio nicho —diseñado a su medida, aprovechando los dejes irreconciliables de diferentes formas estéticas—, su posibilidad de dar el salto hacia un campo más verde, al mainstream, se ve imposibilitado por las condiciones propias del espacio que ellos mismos han generado: su singularidad es tan única que, incluso si es accesible para una mayoría, pesan demasiados prejuicios sobre ellos para que tengan fácil dar el salto. No debería extrañarnos que ocurra eso. Si bien la extravagancia siempre la aplaudimos, existe algo que nunca perdonamos: la diferencia, el ser aquello que se crea al margen de nuestras expectativas.

Es innegable la importancia de The Gazette en la cultura pop japonesa contemporánea, por más marginal que ésta fuera. Con un metal que nos remite a la Finlandia de los primeros 00’s pasada por el tamiz del visual kei, su estilo siempre ha pecado de afianzarse más en lo visual que en lo musical: como moda urbana adolescente funcionan sin problemas, pero en lo musical siempre han quedado en segundo plano en comparación con otros músicos de su quinta. Al menos hasta ahora. Aunque afirmar que Dogma es una obra maestra sería ir demasiado lejos —especialmente cuando sus aciertos más rotundos son, dado el contexto, momentos excepcionales que no caracterizan al grueso del disco—, si es cierto que en esta ocasión han hecho algo que en el pasado les parecía vedado: buscar una personalidad propia sin, en el proceso, darse a la búsqueda de fórmulas de éxito que les vinieran probadas de antemano.

Aquí no encontramos zonas de comodidad. Desde su introducción, Nihil, nos responden con un violento cambio de rumbo: un tema de breakbeat directo, contundente, que da paso a la primera canción del disco, Dogma, donde han seguido los pasos de un metal bastante más extremo del cual nos tienen acostumbrado. Esa es la dinámica principal del trabajo. Adentrándose en formas más oscuras, pesadas y violentas, aunque nunca tan radicales como en su introducción, van desarrollando interesantes cruces entre géneros. En ese sentido Rage sería su canto de cisne. Con un sonido próximo al metalcore sin abandonar el característico estilo de The Gazette, logran lo que parecía imposible en ellos: algo personal, pero que también suena accesible para los no-conversos. Algo que podría triunfar fuera de su nicho. Que lo consigan ya dependerá enteramente de los prejuicios ajenos, los cuales siempre son más fuertes que el inmovilismo de sus artistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: