Salem – I’m Still In The Night (2011)

por Álvaro Mortem

Salem - I'm Still In The Night (2011)No existe modo posible de reducir el witch house a los patrones básicos que lo componen. Como revulsivo radical de la cultura contemporánea, nacido en los sumideros de Internet en la comunión entre jóvenes oscuros con fruity loops y adictos al crack fanáticos del hip-hop más cruento de los 00’s, se ha mantenido fuera de los márgenes que la racionalidad musical ha instaurado para sí. Entender el witch house es imposible sin zambullirse, sin perderse en sus formas. Si bien es cierto que existen motivos constantes en el género —densidad, oscuridad, repetición—, ni siquiera en ese caso podemos afirmar que sean exclusivos del mismo, o que sean la única condición necesaria para serlo: witch house sólo es aquello que es witch house.

Salem, reyes indiscutbiles del witch house, tienen una capacidad innegable para subvertir los espectros del pasado reciente. Tal vez porque ellos mismos son, de un modo retorcido, espectros del único género musical que sólo puede analizarse como etología. En I’m Still In The Night, ya sea a través de su versión de Better Off Alone de Alex Dj —canción con sólo dos versos en la original («¿Crees que estás solo?» — «Habla conmigo»), de las cuales sólo se salva la primera— o la crudeza rayano el trap de la elegía hip-hop que es Krawl, composición que se antoja como si El artista anteriormente conocido como Snoop Dogg interpretara un single de Britney Spears después de haber quedado reducido a vómito existencial por una ingesta masiva de heroína, existe una constante búsqueda del terror y el desconcierto soterrado en cualquier pensamiento, por positivo que éste sea en principio. Todo suena tribal, sucio, extraño; pero, de algún modo, a la vez suena sincero.

Es difícil no sentir un aura familiar en todo lo que hacen. Se antojan las sombras de aquello que nunca observamos, la idea de que no estamos solos porque también nos acompañan los deformes, los marginados y los locos, aquellos a quienes no prestamos atención pero nunca están lejos. Aquellos a lo que podemos ser degradados en cualquier momento. I’m Still In The Night es una capilla de irracionalidad, el lugar al que se acude para ver aquello que sólo podemos ver a través del rabillo del ojo, donde podemos entrar en comunión con todo aquello que es repulsivo o rechazado por la sociedad. Es un estado mental, un lugar donde ni siquiera aquellos que pertenecen a él pueden comprender del todo. Nada que nos sea desconocido. Aun con todo, Salem nos exigen que nos mimeticemos entre ellos, que los pensemos, que vivamos sus propuestas; no quieren científicos, críticos o curiosos: quieren adeptos de la religión mugrienta, quieren individuos capaces de vivir bajo su propio sombra. Si el witch house es irreductible a categorías es porque su experiencia es mística, intuitiva, no científica, racional. Y así es como quieren que siga siendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: