Abrimos caminos en el silencio. Lo mejor del 2015 según Studio Suicide

por Studio Suicide

tumblr_o04tva0JwF1qzx3dio1_540A veces un buen preámbulo sirve para ponerse en situación, para no entrar en frío en un trabajo que puede ser demasiado afanoso como para emprenderlo sin tomar algunas precauciones previas. De ahí que en Studio Suicide disfrutemos tanto con las explicaciones, los excursos, los prólogos y las introducciones: son un método bello para poder adentrarnos sin segundos miramientos en los importante, sin tener que pedir perdón por haber sido algo más oscuros de lo que el lector medio podría soportar. Porque ni pedimos perdón ni gritamos «¡que le jodan al lector medio!», que ya viene bien jodido de casa, porque lo que nos desagrada simplemente lo ignoramos. De ahí que tal vez escribamos para conversos, ¿pero cuándo alguna vez un crítico ha conseguido convertir a alguien? Tal vez sí a su fe, pero nunca a aquel que ya de base despreciaba la labor del interprete.

Habrá quien quiera que le lean a cualquier coste, que mantenga regularidades, esencias o cambios según sople el viento, pero no nosotros. No Studio Suicide. No porque seamos puros o especiales o siquiera auténticos, sino porque respetamos demasiado nuestras propias contradicciones como para ponerlas al servicio de antagonismos de rastrillo; somos quienes somos, con nuestras contradicciones y disputas, haciendo lo que más nos gusta: escuchar música y, coyunturalmente, escribir sobre ella. Porque, en ocasiones, parece como si nadie más lo estuviera haciendo.

En resumen, gracias por estar un año más con nosotros. Porque si bien nunca pedimos perdón, siempre agradecemos los gestos cómplices de nuestros hermanos silenciosos.

Lo mejor de 2015 según Studio Suicide

Xabier Cortés, Top 7 2015 +1 2014

AlgiersAlgiers
LeviathanScar Sighted
Oneohtrix Point NeverGarden Of Delete
Anna von HausswolffThe Miraculous
LocrianInfinite Dissolution
PrurientFrozen Niagara Falls
HecqMare Nostrum

Álvaro Mortem, Top 7 2015 +1 2014

2814Birth of a New Day
BjörkVulnicura
EspeciaPrimera
Kendrick LamarTo Pimp a Butterfly
Killing JokePylon
LeviathanScar Sighted
PanopticonAutumn Eternal

algiersAlgiers, de Algiers

Arriesgado, intenso, profundo, político, visceral, experimental y complejo. La primera referencia de Algiers es uno de los discos más importantes de la última década y no sólo por ese equilibrio magistral entre la decadente constante post punk que nos acompaña y nos persigue como sombra  a lo largo de todo el álbum. Tampoco por el gospel ni el soul. No lo es tampoco por su variante noise rock. Algiers (el álbum) es el disco se convierte en imprescindible por todo lo mencionado: no es un conjunto de cosas más o menos bien expuestas; es un todo sólido y sin fisuras, en la que cada elemento encuentra su razón de ser sin resultar artificial. Las composiciones de Algiers fluyen de forma natural moviéndose por espectros sonoros diferentes a cada paso sin que por ellos se pierda fuerza en su mensaje. Es más, su mensaje se ve reforzado por esta perfecta amalgama de sonidos experimentales y oscuros. Es por esto que Algiers es la pieza cultural más relevante de este 2015 y, probablemente, de la última década.

2814 - Birh of a New DayBirth of a New Day, de 2814

Es innegable que la tendencia del año tiene nombre de software fantasmático. En la era tumblr y post-género donde los nativos digitales son completamente ininteligibles para los mayores de treinta años, la música que tenía que hacer el relevo del witch house es música cyberpunk venida de un futuro reciente donde sólo se escucha música de ascensor con un exótico toque japonés. Exactamente lo que nos ofrece 2814 en Birth of a New Day. Si esto es el futuro, dene dos tazas, pero asegúrese de que, cuanto menos, tenga algo de miso en él.

leviathanScar Sighted, de Leviathan

Scar Sighted no es (sólo) un disco de black metal. Tampoco es (sólo) un disco de death metal. No veremos en él (sólo) un disco de doom metal. De la cabeza de Jef Whitehead (único timonel a los mandos de Leviathan) ha salido una obra total de metal extremo y que con permiso del espectacular «The Anthropocene Extinción» de Cattle Decapitation, es uno de los lanzamientos más significativos dentro del universo extremo de los últimos años. Complejo y directo, oscuro y denso, profundo y lleno de aristas que se nos irán presentando ante nosotros con la ceremonia y la pompa de un black metal tamizado por un delirio death y una atmósfera entre el doom y el ambient más siniestro y grotesco.

Björk - VulnicuraVulnicura, de Björk

No es buena idea afrontar una ruptura escribiendo una obra. El resultado suele ser egocéntrico, demasiado centrado en el binomio tú-yo, para que pueda ser, de algún modo, receptible para alguien que se encuentre fuera de esa relación. O del naufragio de la misma. Sin embargo Björk ha sido capaz de reconstruirse después de la traumática ruptura con Matthew Barney a través de un trabajo introspectivo tan delicado y sutil como fiero y directo. ¿Cómo es posible combinar esos dos juegos de aspectos? No es posible. Y ese es el gran logro de Björk.

Oneohtrix Point NeverGarden Of Delete, de Oneohtrix Point Never

Abstracción, vaporwave y la cosa cyberpunk. Si algo podemos aprender de Daniel Lopatin es que cuanto más profundizamos en el (su) caos, más sentido le encontramos. No es el uso de estructuras extrañas y experimentales, tampoco es la colección de elementos distintos y antagónicos que se dan cita aquí, ni siquiera es la labor de reciclaje de sonidos para un bien mayor lo más destacable de este Garden Of Delete. No. Es la forma de encajar todos estos elementos, la forma de crear procesos sonoros mediante la disonancia y los ritmos extravagantes lo que convierte a Garden Of Delete en uno de los momentos más memorables de este año 2015.

141207_Especia_3rdMiniAL_JK_1Primera, de Especia

Hay quien está enamorado de la moda juvenil, pero en Studio Suicide despreciamos todo aquello que pueda generar consenso entre ancianos adictos a la pastillita azul y jóvenes encantados de conocerse. De ahí que nos fascine Japón por razones estéticas, sensuales, no sociales, eróticas. Y en ese hiperesteticismo kawaii que lo mismo pasa de los colores saturados al glitch, que del pop tontorrón contemporáneo al puro alegato retro eighties, es donde nos enamoramos de Especia. Y Primera no es una excepción, porque las excepciones no existen en el corazón enamorado.

anna von hausswolffThe Miraculous, de Anna von Hausswolff

Lo Milagroso sobre El Abismo, así podríamos definir este 2015 a través del disco de la sueca Anna von Hausswolff. Enfrentada hasta la nausea con artistas como Chelsea Wolfe o Nico, por aquellos que opinan que el arte es una competición, la artista sueca ha sabido traducir a su folk oscuro y denso pasajes de solida raigambre industrial y ruidista. Encontramos atmósferas sinuosas e hipnóticas propias del drone y que profundizan en el carácter oscuro del álbum dejando también espacio para rodearse de cierto aura mistica en parte gracias a la particular —y espectacular— voz de Anna y, sobre todo, por ese órgano que no sólo decora aquí y allá; también vértebra las las nueve composiciones de este The Miraculous, completando así una colección de oscuridad de marcado carácter contemporáneo, pero echando de vez en cuando la vista atrás para cerciorarse de que ese rumbo tomado es el correcto.

Kendrick Lamar - To Pimp a ButterflyTo Pimp a Butterfly, de Kendrick Lamar

Aunque ya lo conocíamos de antes, no le prestamos atención hasta que se junto con Flying Lotus. ¿Cómo no hacerlo? En un disco tan perfecto como You Are Dead, Never Catch Me destacaba por su perfecta conjunción entre el fondo y la forma, como lo que cantaba Lamar era exactamente lo que pretendía transmitirnos. Lo cual ocurre menos de lo que desearíamos en nuestro medio. De ahí que To Pimp a Butterfly, que es un disco completamente diferente, que no se parece en nada a aquel de su amigo, nos ha impresionado tanto: porque no le importa nuestras expectativas, sino pulir la estética de su trabajo hasta puntos enfermizos. Algo que sólo nos cabe celebrar.

Locrian_2015Infinite Dissolution, de Locrian

La Extinción® nunca había sonado tan bien como lo hace en el último trabajo de Locrian. Una extinción que se construye capa sobre capa, incluyendo cada vez más elementos, más intensidad, más presión sonora, más todo hasta que finalmente explota en un frenesí de blastbeats, guitarras afiladas, bajo solemne y un todo vibrante que nos prepara para el inminente parón en seco a partir del cual se teje una maraña de sonidos, drones y ambientaciones plúmbeas que se enroscan alrededor de nuestro cuello impidiendo que el oxígeno llegue al cerebro y que liberan la presión a medida que las composiciones se van desarrollando en este complejo entramado que han creado en Infinite Dissolution.

Killing Joke - PylonPylon, de Killing Joke

Existen leyendas que lo son por su capacidad de aguante. No sólo porque sean capaces de conectar directos demoledores, moverse como una bailarina o hacer del ring su campo de juego, sino también por poder hacerlo durante décadas sin rebajar nunca el ritmo. En el post-punk, esa leyenda es Killing Joke. Con un post-punk clásico con tonos industrial metal que pueden remitirnos hasta Fear Factory, en sus peores momentos, Pylon es capaz de dejar en ridículo al grueso de músicos jóvenes del siglo XXI. En sus mejores… bueno, todavía no hemos inventado las palabras necesarias para describirlo.

PrurientFrozen Niagara Falls, de Prurient

Ruido que deviene en industrial que a su vez es capaz de evolucionar a través de melodías propias del retrowave/synthpop de hombrera gorda y que retorna al punto de salida para comenzar este bucle enfermizo y adictivo que es esta extensa obra del moniker tras el que se parapeta Dominick Fernow. Nos castiga con una marcialidad mecánica y distorsionada y nos premia con ambientes etéreos. Nos envuelve en neblinas oscuras con la misma velocidad con la que nos invita a saltar al vacío sin más protección que nuestra piel. Prurient castiga y golpea en lugares sensibles: nos ataca a través del ruido y la disonancia, pero es en esas construcciones ambientales en las que consigue golpear órganos vitales y dejarnos a su merced.

leviathanScar Sighted, de Leviathan

Negrura devorándote desde el interior de tu alma. Si esa puede ser la definición perfecta de nihilismo, si es que no también del black metal, lo es todavía más de Scar Sighted — una pesadilla sonora, un descenso hacia el infierno en clase preferente con extra de tortura que acaba, como no podría ser de otro modo, con ansias de repetir el viaje. Y si bien podría sonar grandilocuente y, por extensión, vacío, evita en todo momento eso del único modo posible: siendo sutil. En mitad de lo enorme, de lo sublime, encuentra que lo que sobrecoge el alma no es la visión de lo eterno, sino de la infinidad de pequeños elementos que componen un eterno siempre en perpetua mutación.

HECQ_Mare NostrumMare Nostrum, de Hecq

Máquinas dentro de máquinas que graban a más máquinas para ser tratadas y reproducidas en otras máquinas. Cuando Ben Lukas Boysen entra en el recinto del superordenador Mare Nostrum, en Barcelona, para registrar los sonidos, zumbidos y glitches que rodean a esas inanimadas —o eso creemos— carcasas de plástico y aluminio llenas de lucen intermitentes que se mueven al ritmo de los unos y los ceros. Decíamos que cuando hecq se adentra ahí, se convierte en el ente extraño y biológico en un entorno sintético que busca dejar al descubierto los secretos de la mente humana utilizando para ello una mente artificial y que es en definitiva, la esencia de la humanidad.

Panopticon - Autumn EternalAutumn Eternal, de Panopticon

A veces hay que desandar lo andado para poder seguir avanzando. Es innegable que la fusión de bluegrass con black metal nos dio buenos momentos en Kentucky, pero ya en Roads to the North mostró signos de cansancio. De ahí que este regreso a los orígenes, hacia un sonido más crudo, más épico, más nórdico si se quiere, el conjunto adquiere un tono diferente, como si algo hubiera cambiado. Qué ha cambiado. Ha venido de experimentar en dos discos con el bluegrass, lo cual le ha dado algo de lo que carecía el notable, pero no del todo bien pulido, Social Disservices: sentido de la mesura. Porque incluso en medio del caos o matando dioses, hay que saber dar un paso atrás, observar el escenario y calcular bien nuestro siguiente movimiento.

Bola Extra 2014:

YOBClearing The Path To Ascend, de YOB

La épica del doom concentrada en cuatro canciones que hacen temblar edificios enteros. Aún no me explico cómo el último trabajo de YOB se cayó de la lista de acontecimientos culturales más relevantes del pasado 2014: diremos que un golpe en la cabeza —pero no precisaremos cuándo sucedió— me llevó a tomar esa desafortunada decisión. YOB se envuelve en la épica, como decíamos, y en los místico para construir un doom denso y sucio, con  unas guitarras gordas como castillos y una cadencia hipnótica y enloquecida que nos hará perder el control y entrar en un estado mental de semi inconsciencia en este ritual doom en el que dejaremos de beber sangre y sacrificar cosas para pasar a sumergir la cabeza en un pozo de brea hasta que el aire decida abandonar nuestro cuerpo.

Shiina Ringo - Hi Izuru TokoroHi Izuru Tokoro, de Shiina Ringo

Desmesura, pop, jazz. Si con eso podemos definir la totalidad de la carrera de Shiina Ringo, Hi Izuru Tokoro no es una excepción; muchos querrán acusarla de continuista, de no arriesgarse como hacía, por ejemplo, con Tokyo Jihen, pero su regularidad resulta agradable. En un mundo mutable, donde todo cambia para permanecer igual, es agradable ver como una artista es capaz de permanecer siempre igual para que todo cambie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: