Max Richter – Recomposed by Max Richter: Vivaldi – The Four Seasons (2012)

por Álvaro Mortem

Max Richter - Recomposed by Max Richter Vivaldi - The Four Seasons (2012)

Intentar acercarse hacia los clásicos desde el ámbito creativo, con la intención de extraer algo de ellos, es un arma de doble filo: si bien están cargados de detalles, referencias y materiales que pueden ser saqueados para nuestras propias creaciones, lograr que su identidad no acabe fagocitándonos es un trabajo tan arduo como la composición en sí misma. Eso no significa que los clásicos sean intocables. El problema es que su identidad está tan marcada, cada pequeño gesto es tan personal, tan único, que cualquier intento de apropiarse de su significado o su método puede eclipsar la voz autoral del que intenta hacerlos suyo. Quien pretenda alimentarse de los maestros ha de ser, como mínimo, un maestro por sí mismo.

¿De qué hablamos cuando hablamos de maestro? En los clásicos, como Antonio Vivaldi, de un hombre de estilo barroco, lírico, inflamado, que revolucionó el concepto de concierto; en los contemporáneos, como Max Ritcher, de un hombre con tendencias minimalistas, fascinado por el detalle, que busca siempre encontrar el corazón de la composición en medio de su quietud. En principio, dos compositores completamente opuestos. Cuando menos, dos formas de genio sin ningún punto en común. Sin embargo, Recomposed by Max Richter: Vivaldi – The Four Seasons nos muestra que el genio de Richter puede sostenerse en paralelo con el de su maestro en la medida que no sólo lo recompone, convierte en suyas Las cuatro estaciones, sino también que lo hace sin traicionar su espíritu; escucha tras escucha se desentrañan diferentes capas: primero, lo que añade Richter; después, lo que quita a Vivaldi.

Lejos de ser un trabajo de reinterpretación es, como el mismo título adelanta, la recomposición de Las cuatro estaciones. No pretende versionar la composición, sino reescribirla. Eso explica también porqué no añade, sino que sustrae: Richter elimina todo lo que no sea absolutamente imprescindible y recompone en su estilo todas aquellas transiciones que puede apoderarse sin violar el espíritu original, mas al contrario, enfatizando su carácter; convierte una composición conocida en algo diferente, propio, sin por ello permitir que deje de sonar familiar al que está acostumbrado. La narrativa, el ritmo y la base lírica siguen siendo las de Vivaldi.

Verdadero genio es entender el genio del otro, saber cómo llegó hasta ciertas conclusiones para poder apropiarnos de su obra sin destruir la magia original que contenía. Eso es lo que logra Richter con Recomposed by Max Richter: Vivaldi – The Four Seasons. No es Vivaldi interpretado por Max Richter, es Max Richter haciéndole el amor al genio de Vivaldi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: