Borknagar – Winter Thrice (2016)

por Xabier Cortés

borknagarwinterthricecdEl arte no debería entender de inercias. Tampoco debería dejarse llevar por la rutina. Debe huir de ese falso lema de que aquello que funciona no debe tocarse. No es aplicable a una obra artística. Como objeto artístico, artefacto que busca la belleza, éste no puede permanecer impasible a su entorno como tampoco guiar su devenir en aquello que ya ha ocurrido, eso que ya se ha estudiado y desarrollado en su obra. Como ese ente abstracto y esquivo que es la belleza, toda obra que pretenda acercarse a ella debe explorar senderos diferentes cada vez. No estamos defendiendo que este estudio continuo no deba erigirse sobre unos conceptos bien asentados, tampoco queremos que las diferentes obras —álbumes en el caso que nos ocupa— olviden su razón de ser y se manifiesten como objetos independientes sin conexión con las obras pasadas y futuras. Encontrar ese equilibrio entro cohesión y riesgo; seguridad y aventura si prefieren, es la migraña persistente de los artistas, esa espina que mueve al artista a explorar, experimentar, retorcer y crear sonidos que mantengan vivo el concepto inicial de la obra, pero que no se perciban como algo ya analizado y explotado. Es fácil, demasiado, caer en ese vicio. Borknagar cae en su propia trampa en su última referencia: Winter Thrice.

Una sensación que nos invade a cada nuevo lanzamiento de este súper grupo noruego es molesto run run de que nos encontramos corriendo, que no andando, alrededor de la misma canción una y otra y otra vez. No es algo que haya sorprendido en su último trabajo: es una constante que los persigue desde los tiempos del magnífico Quintaessence. ¿Convierte esto a Winter Thrice en un mal disco? En absoluto. Técnicamente impecable, una ejecución precisa y metódica; la producción, cristalina e incluso encontraremos una atmósfera resultona en la que lo vikingo se abraza con algo (poco) de oscuridad. Ahora bien, Winter Thrice (y Broknagar en realidad) cae en el autohomenaje constante: es inevitable enfrentarnos a continuos deja vú según avanza el álbum, la idea de que esa experiencia ya nos la han exprimido por activa y por pasiva se convierte en un ruido molesto que enturbia el álbum. Cierto es que en este disco encontramos pequeños destellos que nos prometen el cielo: destellos que tienen un nombre y apellido; Kristoffer Rygg. El líder de Ulver roba totalmente la canción y se hace con ella desde el mismo momento en el que su voz interviene para hacer la réplica a ICS Vortex. Una verdadera lástima que este brillo momentáneo nos abandone con la misma misma velocidad con la que nos ha abordado, no tardan en volver sus pasos hacia caminos embarrados. Momentos brillantes y que arden con virulencia, pero que desgraciadamente se queda en eso, un fuego artificial.

Winter Thrice termina y mientras intentamos deshacernos de esa sensación de algo ya vivido, nos asalta el recuerdo de esos Amorphis del extraordinario Skyforger. Nos encontramos frente a ese avantgarde de portada de revista metalera al uso, esa (supuesta) vanguardia que rápidamente enseña sus costuras: no por añadir elementos electrónicos, ni por dar alguna que otra dentellada al universo progresivo, eres vanguardia. Claro que esto no frenará a esos nuevos exploradores en esto de la cosa metálica para repetir hasta la náusea la definición de «métal del siglo XXI» que hayan leído por ahí. No resulta brillante, no ofrece el espectáculo que podría dar y aún así nos encontramos ante un trabajo correcto, que brilla aquí y allá, pero que inevitablemente parece construido para satisfacer ansias limitadas o, por lo menos, fáciles de saciar. Y esto no tiene por que ser malo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: