Nosaj Thing – Fated (2015)

por Álvaro Mortem

Nosaj Thing - Fated (2015)Todos podemos reconocer la elegancia. A diferencia de la belleza o la fealdad, que dependen de los ojos del que mira, en la elegancia existe cierta dosis de objetividad. Sabemos cuando algo es elegante de forma instintiva. Eso no es casual. La elegancia, a diferencia de la belleza, no es algo que se posee, sino algo que se viste. Es un refinamiento, un saber estar, que implica un saber deshacerse de todos aquellos elementos que lastran nuestra forma de ser. Todo aquello que distraen la mirada de lo importante.

Elegante es, en suma, aquel que sabe mostrarse a la luz más favorecedora posible.

Nosaj Thing es un artista que ha evolucionado de forma lenta, pero bastante marcada, dentro de su estilo. Siempre con un pie dentro del hip-hop, su electrónica ha ido transformándose, con el paso del tiempo, en un estilo acomodado más cerca del gusto propio del connoisseur musical que del raver o el rapero. Algo no del todo inusual. Si bien en su primera referencia, Drift, jugaba con una electrónica de toques urbana próxima al hip-hop del primer Flying Lotus, ya en su anterior trabajo, Home, abrazó un minimalismo preciosista que podríamos definir como un cruce de aires house entre la extraña pareja que conformarían Burial y Max Richter. Pero será precisamente de esta segunda referencia de donde partirá para llegar a Fated. Y su estilo, ahora ya refinado, ha encontrado una madurez en la cual es capaz de moverse sin problemas entre sonidos vanguardistas sin por ello abandonar las pistas de baile.

Pero eso no significa que haya tomado prestado el sonido de otros. Significa que ha ido deshaciéndose de lo que le sobraba. De esos pequeños destellos que no hacían más que distraer de su verdadera esencia.

Añadiendo para ello ciertos aires witch house, Fated es un disco que apuesta por la recreación minuciosa de microambientes. Con apenas sí dos o tres minutos por canción, dando bandazos violentos entre estilos, cada canción encapsula dentro de sí el germen de todo un universo estético, un disco completo contenido en una pieza. Como si, en el mero hecho de su existencia, ya pudiéramos intuir la totalidad de todas sus posibles variaciones.

Algo que, en cierto modo, logra transmitirnos.

A eso contribuye que, con quince composiciones breves, hay sitio para muchas formas diferentes. Algo que ha entendido Nosaj Thing. Más allá de sus concesiones ortodoxas al hip-hop, donde destaca con entidad propia Cold Stares, es su vena más intimista donde logra dar el campanazo. Como un Burial cyberpunk recorriendo los suburbios de una gran ciudad en las pocas noches que no hubiera tiroteos. En ese estilo quirúrgico y melancólico es donde caerían canciones como Watch o A, pero también Varius, su concesión más evidente al hip-hop de Drift con arreglos à la witch house.

Fated es un disco elegante, pero sólo en parte. En su propio eclecticismo acaba encontrando ciertos roces inevitables —pues no todas las canciones terminan de encajar entre sí, aunque tengan cierto aire de familia—, haciendo que sea su disco más inspirado, pero también el menos accesible. Porque, pese a todo, su elegancia emana de cada rincón, incluso si no lo hace del conjunto, haciendo que el resultado final sea un extrañamiento incómodo: podemos ver la redondez de cada canción, su perfección formal, pero no las reconocemos como un todo coherente.

Esa es la maldición de la elegancia. Pues elegante no es el que se esfuerza demasiado, sino el que consigue que no se note que se esfuerza. Y a Nosaj Thing, por desgracia, se le nota el esfuerzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: