Zeal & Ardor – Devil is Fine (2017)

por Álvaro Mortem

Como música de vanguardia, el black metal está desaprovechado. Detrás de toda su crudeza, hay un género que, como base para fusiones e interpretaciones sui generis, resulta excelente. Por eso resulta ridículo lo poco aprovechado que está en ciertos campos temáticos. Pues si su principal campo de batalla es el atmosférico, el ruidista y el satánico, ¿por qué no explorar esos mismos campos desde otras ópticas?

Eso debían pensar Zeal & Ardor. Mezclando black metal con gospel, cantándole al diablo como le cantarían a dios, consiguen en Devil is Fine un debut no sólo sorprendente, sino musicalmente arriesgado.

Porque el gospel es al final lo menos delicado de su mezcla. Fusionando black metal primitivo con espirituales de un modo que se siente completamente natural, lo difícil llega cuando, rompiendo el ritmo natural del disco, van introduciendo bruscas variaciones temáticas dentro de ese sonido básico que establecen como guía en la asombrosa canción homónima que abre Devil Is Fine.

A lo largo del disco podemos encontrar devaneos electrónicos rayanos el EDM (Sacrilegium I), nanas del infierno (Children’s Summon, Sacrilegium II) o guitarras desnudas en punteos más propios del blues que de nada ni similar al metal (What Is A Killer Like You Gonna Do Here?). ¡Qué demonios (y nunca mejor dicho)! Si incluso la ortodoxia black metal de joyas indiscutibles como Come On Down están pasadas por un filtro pop que recuerdan poderosamente a los momentos más descabezados de The Mars Volta.

Esa es su fuerza. Su espíritu. El hecho de no limitarse a las viejas fórmulas del género haciendo una fusión endeble que se pierde en la pura repetición, sino buscar un sonido propio donde quepa todas las formas musicales inimaginables.

Zeal & Ardor son black metal, pero no suenan como ningún otro grupo de black metal. Suenan como Zeal & Ardor.

Gracias a eso, lo que en otras manos podría ser un desastre inconsistente, aquí es un ejemplo virtuoso de cómo establecer una personalidad propia. Haciendo del black metal y de las voces gospel no ya sólo la constante, sino su identidad, logran que los cambios y las transiciones fluyan de un modo natural. No hay aquí saltos conceptuales. Sólo el alegre tránsito entre piezas sutilmente conectadas.

Porque la tracklist está pensada al milímetro. Cada canción se apoya en la anterior e introduce ideas de la siguiente, como si, conscientes de lo delicado de su propuesta, Zeal & Ardor hubieran hecho un particular esfuerzo para hacer inteligible su obra.

Y lo consiguen.

Devil Is Fine es un disco no sólo para los blackers, sino para todos. Uno de esos trabajos que nos demuestran cómo, con una vuelta de tuerca y pensando no desde el género, sino hacia él, se pueden obtener resultados nuevos y apasionantes incluso de aquello que siempre está bajo riesgo de convertirse en una parodia de sí mismo.

Anuncios

One Trackback to “Zeal & Ardor – Devil is Fine (2017)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: