Anathema – The Optimist (2017)

por Xabier Cortés

Cuando te has convertido en uno de los pilares (uno de los tres concretamente) que sostienen los fundamentes del doom death con tintes góticos. Cuando has conseguido avanzar y seguir explorando hasta convertir tu sonido en un elegante rock progresivo/atmosférico a caballo entre lo épico y lo intimista. Cuando ya has alcanzado todo eso, decides seguir hacia adelante y continuar explorando los límites de tu sonido para comprobar hasta dónde eres capaz de expandir tus propios límites. Que Anathema es uno de los proyectos más significativos de las últimas dos décadas es una afirmación con la que nadie en su sano juicio puede estar en contra, salvo la caterva metalera habitual, pero ya sabemos en qué se basan sus sesudos argumentos así que lo mejor será hacer lo de siempre: ignorarles y dejarles envueltos en su metalerada machuna hasta que mueran ahogados en su propia bilis.

Un grupo imprescindible, decíamos, que a lo largo de su carrera —con sus altos y sus bajos— ha sabido exprimir el sonido, su propio sonido, para hallar  caminos que explorar, senderos a los que asomarse —y no volver a hacerlo también— y, sobre todo, historias que contar. En este The Optimist recuperan parte de la oscuridad que dejaron aparcada en su fase luminosa y se adentran en una aventura electrónica —pero sin pasarse, no se dejan embaucar por falsos ídolos— mientras mantienen todo (o casi todo) lo que ha convertido a Anathema en uno de los grandes.

Una oscuridad, todo sea dicho, que no debemos juzgar bajo los principios del doom-death que vieron nacer a la banda. No se trata de lentas e hipnóticas melodías alargadas hasta el infinito con las que hacernos un ovillo y dejarnos llevar por una vorágine de melancolía y desesperación. No. Se trata de una oscuridad con marcado tinte dramático y urgente. Si ya en el anterior Distant Satellites el sonido electrónico iba cobrando un protagonismo mayor, es en este The Optimist se convierte en uno de los tótems sobre los que gira el sonido del álbum. Un sendero electrónico que no debería de pillarnos por sorpresa: en Distant Satellites ya se despedían con esa maravillosa pieza —Take Shelter— que, de alguna y retorcida manera, unía esas dos facetas de Anathema y nos ponían sobre la pista de por dónde podrían continuar expandiéndose nuestros queridos liverpulienses. No es casualidad que The Optimist nos dé la bienvenida con Leaving It Behind (tras la pertinente intro, por supuesto), una composición que explota los crescendos marca de la casa siguiendo la estela de Deep, The Untouchable pt.1 o The Lost Song, por ejemplo. Y es a partir de aquí cuando encontramos a unos Anathema sin miedo y absolutamente desatados —en el buen sentido, no se crean, en el mejor de los sentidos de hecho— que no dudan en abrazar el triphop en la onda Ulver —por lo tanto no el típico triphop, pero triphop al fin y al cabo— en la deliciosa Can’t Let Go y que es otro de los puntos clave del álbum (y no, el título me temo que tampoco es casualidad). Como tampoco es un hecho casual que The Optimist termine con Back To Start: Anathema no da puntada sin hilo.

¿Quiere esto decir que The Optimist empieza, recorre un camino y termina en el mismo lugar? Desde luego que no. The Optimist consigue asentar los cimientos que se han ido fraguando en las últimas referencias de Anathema para, a partir de aquí, poder llevar su sonido allá dónde ellos quieran/necesiten y, de paso, (intentar) hacernos ver que hay vida más allá de A Natural Disaster. Porque para algo Anathema es una de las bandas más significativas de los últimos veinte años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: