God Body Disconnect – Sleeper’s Fate (2017)

por Xabier Cortés

Entre las muchas virtudes que se esconden en un género tan rico y variado como el dark ambient —y cualquiera de sus múltiples ramificaciones— es la de su inmensa capacidad para generar imágenes precisas y cristalinas; las composiciones se convierten en coordenadas exactas que, en conjunto, crean ante nosotros una serie de fotografías nítidas en las que nos encontraremos frente a frente con el artista; sus inquietudes, sus anhelos, su visión y, también, sus miedos. Lejos de ser una simple colección de imágenes más o menos coherentes —y oscuras, como tan bien saben malinterpretar los cientos de vídeos que pululan por cierto tubo catódico cibernético—, el dark ambient, nos arrastra hacia su historia, su idiosincrasia para, finalmente, vomitarnos de nuevo hacia el Mundo Real™ sin saber muy bien cómo hemos acabado ahí, pero con una extraña sensación entre el alivio, el desasosiego y la incertidumbre. En su segundo trabajo, God Body Disconnectmoniker tras el que se encuentra Bruce Moallem— continúa desarrollando en este Sleeper’s Fate la historia que comenzó en su anterior Dredge Portal: la de una persona en estado comatoso encerrada en la su propio cuerpo sin más compañía que el lejano zumbido de las máquinas que le mantienen entre la vida y la muerte.

Sleeper’s Fate nos arrastra desde el primer minuto a su mundo, un mundo en el que somos liberados de forma violenta y sin instrucciones de ningún tipo. Perdidos y solos, lo único que podemos adivinar es nuestra incapacidad para movernos. Una historia terrible que comienza con un sonido seco, agónico, con un murmullo lejano en una ciudad desconocida y que nos introduce de lleno en la narración: ha sonado un disparo y unas palabras, las nuestras, retumban en la noche que se va cerrando sobre nuestro cuerpo. God Body Disconnect se mueve con fluidez entre el el dark ambient cavernoso y ese otro algo más onírico y etéreo; maneja hechuras propias del post rock más ambiental con la misma soltura con la que es capaz de rebañar en los sonidos más densos y retorcidos con el firme convencimiento de aportar a su obra una poderosa pátina cinematográfica. No resulta nada complicado verse envuelto en todos esos estímulos sonoros que va disparando Moallem aquí: el propio carácter de la historia nos empuja hacia un abismo del que no sabremos muy bien cómo escapar, un abismo del que, como más tarde descubriremos, solamente podremos hacerlo cuando God Body Disconnect considere que es el momento adecuado.

Detalles, ruidos, guiños, giros y quiebros que van desde el puro field recording hasta el drone lejano y reverberante pasando por unas percusiones —Moallem ha sido batería en el dúo de death/grind experimental  Dripping— desperdigadas aquí y allá en la fantástica Flesh Of A Ghost, por ejemplo. God Body Disconnect sabe gestionar los infinitos recursos que el dark ambient dispone frente a él para crear una obra compleja, multicapa y repleta de interesantísimos momentos como ese maravilloso punto de inflexión en el disco —y suponemos que en la historia que en él se va desarrollando— Drowning With God en la que ese dark ambient violento y áspero se funde lentamente con eso otro más amable, cristalino que nos anuncia ese final próximo e inevitable. Sí, ese final. En definitiva nos encontramos ante un excelso ejercicio de dark ambient  que continúa afinando su sonido propio bajo el manto protector bajo el manto protector de Cryo Chamber cuya labor por el dark ambient no somos capaces de agradecer lo suficiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: