Taxidermias Concretas Vol.12

por Xabier Cortés

Álvaro Arbonés

Nine Inch Nails – Add Violence (2017)

Añade violencia. Esa es la explicitud con la que trabaja ahora Trent Reznor. Tras su paso como músico invitado en Twin Peaks, Add Violence es un perfecto single post-With Teeth: industrial, violento, con algunos dejes ambientales, pero con cierta sorna pop capaz de encandilar al público. Y con todo suena contemporáneo. Ya sea por la urgencia violenta de Not Anymore o por la indefinición en forma de ruido blanco de The Background World, todo funciona. Todo se siente como un paso adelante. Todo ello sin dejar lo que deben ser: Nine Inch Nails.

Zola Jesus – Soak (2017)

Zola Jesus a veces peca de pop. En el mal sentido de la palabra. Y si bien a veces su sonido industrial lo es por enlatado, debido a lo genérico que le imponen sus productores, cuando da en el clavo hace el mejor pop post-Nine Inch Nails que existe. Ese es el caso de Soak. Single arrebatador que nos genera esperanzas por su nuevo disco. De no ser porque sus singles siempre generan esperanzas para discos que no dejan de ser Beyoncé, pero más oscuro.

Xabier Cortés

Varios Artistas – Kung Fury OST (2015)

En esta vorágine de nostalgia ochentera por la que navegamos sin saber muy bien a dónde nos lleva, se ha colado un producto audiovisual que es capaz de condensar en forma de mediometraje todo lo maravilloso no ya del cine de acción de los ochenta; también de su música, estética e iconos. Kung Fury, lejos de ser uno de esos fenómenos efímeros de internet, es un ejercicio sincero de nostalgia sin más pretensiones que rendir homenaje a todo lo que convirtió en esa época en algo remarcable y, por supuesto, su banda sonora no podía ser otra cosa que synthwave, melodías facilonas pero pegadizas y David Hasselhoff. No hay que añadir nada más para tener una excusa para devorar este disco.

Serpents Lair – Circumambulating the Stillborn (2015)

Está muy bien que el black metal evolucione y se atreva a explorar nuevas vías con las que expandir su sonido. Está bien, es necesario y también imprescindible. Pero también resulta interesante que existas bandas (nuevas, se entiende) que se centren en mantener ardiendo la llama de ese black metal primitivo y sucio que tantas alegrías nos diera allá por los años noventa. Disonancia, guarrería, tupa tutupa frenético y voces salidas del estómago más profundo del Infierno. Porque a veces hay que bajar al fango para asegurarse de que los cimientos del black metal siguen sólidos y están preparados para resistir lo que venga. Y esto es, precisamente, lo hacen los daneses Serpents Lair con su debut Circumambulating the Stillborn.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: