King Dude – In The Eyes of The Lord / Why Must I Go On (2017)

por Xabier Cortés

Resulta inevitable para las personas dedicadas a la música esconder sus referencias, sus fuentes de inspiración y ese espejo en el que se mira y se reconoce como artista. Que esas referencias sean más o menos explícitas en la obra de uno no obedece más que al propósito de la obra en sí: no es lo mismo rendir homenaje que mostrar respeto ni que, por supuesto, expoliar salvajemente una obra o a un artista para construir un grotesco dopplegänger sin el brillo y el esplendor del original. Ocurre a veces, muy de vez en cuando, que aun siendo esa referencia/homenaje tan explícita en una obra, ésta resulta igualmente interesante y carismática-a-su-manera.

Que a TJ Cowgill (la cabeza visible tras King Dude) le gustan Death In June y Johnny Cash más que respirar no es ningún secreto como tampoco lo es que Nick Cave le flipe a morir (y a quién no, ahora que lo pienso). Y esto está muy bien incluso cuando tu obra, la de King Dude, es incapaz de camuflar esas referencias de las que mama porque, si lo hiciera, quedaría un vacío del tamaño de Groenlandia. Y esto no tiene que ser necesariamente malo: King Dude ha lanzado álbumes interesantísimos enmarcados dentro del dark folk primitivo para luego ir derivando su obra en un lánguido y rocoso postpunk/country electrificado siempre construido alrededor de su carismática voz grave.

En este corto EP —incluso para los estándares de los EP— de dos canciones reinterpretadas para la ocasión en forma de country, como ocurre en In The Eyes Of The Lord, y en su faceta electrificada para Why I Must Go On es King Dude versioneando a King Dude y marcando con lápiz gordo todas y cada una de las líneas que tejen sus mecánicas. En la primera —original que encontramos en uno de esos múltiples EP lanzados por el de Seattle— se desmarca del carácter oscuro, lúgubre y decadente de la original para construir un relato country al uso; desértico y con esa cadencia western clásico que nos invita a pasearnos por los decorados de cartón piedra de las películas de Leone. Una lectura diferente que convierte la otrora oda (o)cultista en una «alegre» tonadilla a galope que resulta ser una reinterpretación más que digna e interesante de una original ya de por sí completa y maravillosa. El otro cincuenta por ciento de este EP da una vuelta a Why Must I Go On —perteneciente al álbum Love, de 2010— y que pretende conservar —sin mucho éxito, la verdad— ese tono lánguido y oscuro del original, pero que para esta ocasión se pertrecha tras una coraza folk rock con marcado aire setentero (sesentero incluso) y que recuerda más al verano del amor meets southern gothic que a otra cosa. Y lo más sorprendente es que esta extraña mezcla suena bien y termina por conseguir una composición que si bien no logra alcanzar a la original, si nos muestra otras aristas de la misma.

Un lanzamiento solo en digital, ya que no han tenido la desvergüenza de hacer un 10” limitadísimo que se agote según salga y a continuación discogs dispare su cotización como objeto de colección, lo cual es un detalle por parte de King Dude. Un disco, decíamos, que no pasará más allá de ser una curiosidad interesante para los aficionados  a los sonidos más o menos originales de TJ Cowgill, pero que espera con ansia una nueva colaboración con Chelsea Wolfe en forma de EP efímero como tan (bien) nos tienen acostumbrados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: