VV.AA – A Tribute to ABBA (2001)

por Álvaro Mortem

Por todos es sabida la inconmensurable influencia de ABBA. Sin ellos ni la música pop ni los productores suecos serían los mismos, por lo cual nos hubiéramos perdido, a partes iguales, tanto el pop industrial americano desde los 90’s hasta hoy como buena parte del metal nórdico enfermo de intensitismo. Algo que, a ojos de mucho, sonará como una ucronia feliz.

Conscientes de la herencia recibida, en 2001 decidieron rendirles tributo en Nuclear Blast del único modo del que son capaces en Alemania: situándose en algún lugar entre el power metal y un heavy metal pocho con aspiraciones de hard rock de masas roncas por los estragos del whiskey barato. Con Therion como único referente fuerte, quienes hacen una versión digna, si bien descafeinada, de la efervescente Summer Night City, la platea de nombres que circulan por el disco resulta tan poco conocida como notables sus esfuerzos en intentar captar la esencia de ABBA. Pero su problema es que, por más que ABBA sean una referencia ineludible para cualquier grupo de metal nórdico, la mayoría de ellos sólo parecen capaces de abordar esa influencia desde el respeto que da la distancia de considerar lo referenciado una especie de abuelo querido, pero más bien chocho.

Debido a eso no es de extrañar que los grupos que hacen las versiones más interesantes sean aquellos que no temen apropiarse de las canciones. Con Metalium llevando Thank You For The Music al campo del hard rock y con Sargant Fury haciendo de Eagle lo que ya es de por sí, un proto-power metal desconcertante, el resto de grupos se conforman con hacer versiones apegadas lo más posible a la ortodoxia del sonido propio de ABBA. Algo que se sustenta en poco metal, pero mucho pop meloso tocado con dosis extra de malotismo. Algo que se volverá especialmente desconcertante cuando, para cerrar, Glow prescinden hasta del malotismo para hacer una versión de Dancing Queen digna de cualquier festival indie de provincias.

En cualquier caso, nada de eso hace de A Tribute to ABBA un mal disco. No cuando, como si de un disco de villancicos death metal se tratara, su pretensión tiene más que ver con el romanticismo propio de unos niños jugando a meterse amistosamente con ese pariente lejano del cual ni siquiera pueden concebir que están emparentados.

Y en ese sentido, el disco resulta entrañable. Pero si entrañable es un término que queremos asociar con cualquier grupo de metal es algo de lo cual todavía tenemos serias dudas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: