Myrkur – Mareridt (2017)

por Xabier Cortés

Si existe un denominador común en la escena metalera —me da igual qué ramificación, en toda ella— es el mantra que se repite sin cesar: la buena salud de la misma, el compadreo y el buen rollo general que existe. Es cierto que un cierto nivel de camaradería se asocia y lo percibimos como algo que nos completa —me incluyo ahí, las cartas sobre la mesa—. No pocas veces hemos saludado —aunque sea tímidamente— a un/a desconocido/a por la calle simplemente por el hecho de llevar una camiseta/parche/loquesea de nuestro grupo favorito. La sensación de hermandad que existe en conciertos y festivales es un hecho irrefutable, pero cabe hacernos una pregunta: ¿es esta hermandad verdaderamente sana?

Cuando uno lee —contraviniendo la primera ley de internet: nunca leer los comentarios— los comentarios en foros y redes sociales dirigidos a Myrkur aka Amalie Brunn en el que se mezclan amenazas de muerte, proposiciones sexuales de diferente índole y paternalismo con marcado olor a sudor escrotal, cualquiera con dos dedos de frente y un mínimo de empatía y formación es capaz de descubrir que por muy cohesionada y hermanada que esté esta comunidad, de sano tiene poco. Y es por esto mismo que un proyecto como Myrkur es imprescindible hoy en día; señalar y apuntar los elementos tóxicos de una comunidad que, si no tenía bastante aguantando ataques desde cualquier estamento social, tiene tiempo que perder en joderse a sí misma por ese síndrome del manchildren/casa-árbol que tanto anónimo en internet se dedica a defender con lengua venenosa. Un hecho que es importante señalar y denunciar porque ya sabemos lo que ocurre cuando optamos por el manido —e insuficiente— «hablemos solo de la música».

En este Mareridt, Myrkur vuelve a conseguir que ese horda insalubre suelte espumarajos por la boca a base de un black metal intenso y con un espíritu marcadamente folkie y atmosférico. Movimientos folkies que recuerdan a esa escuela fundada por Hagalaz Runedance que se enfrentan a oscuras y desgarradas derivas metálicas con un marcado acento clásico del que resulta difícil no notar la sombra del Nattens Madrigal de Ulver en momentos puntuales junto con la épica de Ancient Rites, pero todo teñido con esa fría melancolía tan ligada a la idiosincrasia del sonido Myrkur. Sonido que muchos críticos fundamentalistas asocian a una especie de plan maestro de Pitchfork para pervertir La Verdadera Esencia® del black metal, porque por todos es conocida la existencia, dentro de los cuarteles generales de este medio, de un departamento dedicado única y exclusivamente a crear bandas que pongan de los nervios a los trve metaleros y desestabilicen el delicado ecosistema metálico internacional. Lo vimos con Deafheaven y lo vemos también con Myrkur. «¡El black metal es mi casita-árbol y no dejo que nadie entre!» Parecen repetir sin cesar. «Y mucho menos una mujer, qué se habrá creído» braman perdiendo los papeles. Y por eso suponemos que llenan internet con comentarios delirantes, ridículos,  asquerosos hasta la nausea y de retórica sexista —camuflada debidamente en «Aspectos técnicos» de la música, por supuesto, antes muertos que reconocer la misoginia propia— con no sé sabe muy bien qué fin, pero seguro que con el objetivo de obtener pequeñas palmaditas en su espalda y muchos puntos de karma para gastar en sus maltrechos egos neanderthales.

Mareridt está destinado a ser uno de los lanzamientos metálicos más relevantes de este 2017, musicalmente consigue un equilibrio quirúrgico, pero nada artificial, entre su vertiente folkie y su contrapunto metalero, un equilibrio construido sobre una sólida base musical e instrumental que se termina de coronar con el increíble registro vocal de Amalie que tan pronto nos deleita con melodías tradicionales nórdicas como nos arranca el corazón convertida en una suerte de criatura demoniaca surgida de algún cuento mitológico perdido en la noche de los tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: