koducer – Ascending Sceneries (2017)

por Álvaro Mortem

Nujabes es junto con J Dilla lo más importante que le ha ocurrido al hip-hop en los últimos diez años. Eso es un hecho. Su estilo heredero del jazz, sus formas oníricas y sus devaneos emocionales hacen de esta pareja de jóvenes muertos la quinta esencia de una electrónica sin la cual no cabría entender lo que haría Kanye West a partir de My Beautiful Dark Twisted Fantasy ni todo cuanto ha hecho más recientemente Kendrick Lamar.

Pero tampoco habría sitio para propuestas como las que nos trae koducer.

Ascending Sceneries es lo que ocurriría cuando un Nujabes obsesionado con el nu jazz se inspira en el trabajo de Joe Hisaishi. Con un énfasis extraño en piano y percusión para los cánones propios del hip-hop instrumental, todas las canciones de este album debut de koducer destacan más en el campo de la violación de las premisas esenciales que del hecho de mejorar las bases de aquello en lo que se inspira. A fin de cuentas, es imposible ser mejor Nujabes que Nujabes.

Es por eso que el acercamiento de koducer al hip-hop abraza sin complejos la heterodoxia. Igual que hizo en su momento Nujabes. Ya sea rozando el math rock, como en Living Elistacity, o extrañamente cercano a lo que harían Manaka Kataoka y Yasuaki Iwata en su trabajo para la banda sonora de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, en Converging Diferences, su estilo onírico se ve reforzado en todo momento por sus desconcertantes salidas instrumentales. Salidas instrumentales que podrían parecer atentar contra su propia concepción de base. De música sobre la que cantar. Pero como ya nos demostró en 2014 en su EP con DAOKO, Kireigoto, si la cantante está a la altura no hay base que resulte imposible de rapear.

¿Significa eso que koducer es algo así como el nuevo Nujabes? En absoluto. Ni siquiera es que aspire a serlo. Nujabes no volverá. Pero lo que si es cierto es que ha aprendido de él lo más esencial, descubriendo un modo de ir más lejos, de encontrar su propia voz. De erigirse como una personalidad con entidad propia.

Eso es lo que enamora en Ascending Scenaries. Cómo crece con las escuchas. Pues pasado el primer choque en el que vemos demasiado Nujabes nos encontramos esas baterías, esos pianos, todos esos pequeños detalles más cerca de un clasicista heterodoxo como Kashiwa Daisuke que de cualquier productor de hip-hop. Pero por eso es interesante. Porque alguien como koducer hubiera sido imposible hace diez años. Y al final, eso es lo mejor de la música: como cada nuevo artista va abriéndose paso subiéndose a los hombros de gigantes que empezaron siendo tan pequeños como él.

One Comment to “koducer – Ascending Sceneries (2017)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: