Taxidermias Concretas Vol.24

por Álvaro Mortem

Álvaro Arbonés

Benjamin Clementine – I Tell A Fly (2017)

¿Puede un poeta ser músico? Teniendo en cuenta que la poesía se encarga de la métrica, el ritmo y la entonación, parece evidente que son dos profesiones cercanas. De hecho, Benjamin Clementine lo demuestra con gusto. ¿Cómo? Recitando, dejándose llevar por la melodía, siendo un intelectual gracioso y encantador. ¿Pero es música I Tell A Fly? A veces resulta dudoso. Su énfasis poético, su calculada búsqueda del factor «¡qué ingenioso!», hace que sea demasiado frío, demasiado intelectual. Como si pudiera ser un gran disco, pero se conformara con guiñarnos un ojo y decir «yo sé que sabéis que esto debe ser un gran disco». Y entonces nos preguntamos, ¿es que acaso un músico debería ser un poeta?

High Contrast – Night Gallery (2017)

High Contrast sigue a lo suyo. Que las modas dicten lo que quieran: él está aquí por el drum&bass. Un poco más pop, un poco más liquid funk, pero siempre drum&bass. Y eso es Night Gallery. Continuísmo puro. Siguen ahí los bajos potentes, las baterías en fugas imposibles, las voces femeninas como contraste y los agudos, a ser posible en formato cuerda, ejerciendo de contrapeso. Es decir, más de lo mismo. Pero como tu plato favorito, sabe dios que no importa cuantas veces repitas. Siempre quieres un poco más de lo mismo.

Xabier Cortés

King Diamond – Abigail (1987)

Qué son 30 años cuando tu juventud quedó sellada para la eternidad al pactar con el Diablo años atrás. El rey diamante y sus huestes firmaron en 1987 uno de los grandes hitos del heavy metal con el lanzamiento de Abigail. Una historia conceptual de fantasmas, casas encantadas, bebés muertos y venganzas sostenida por un heavy metal afilado y la vez de un King Diamond tan personal y maravillosa como estridente. Un disco ambicioso y que aún hoy, después de treinta años, sigue siendo uno de los pilares imprescindibles para comprender qué era el heavy metal a finales de los años ochenta.

Zakk Sabbath – Killing Ourselves to LIVE (Live Bootleg: Boulder ’16) (2016)

Tolerancia cero con las bandas tributo. Hasta que una banda tributo une a Zakk Wylde, Blasko y John Tempesta para hacer versiones de Black Sabbath y entonces ahí solo queda callar, escuchar y amar con locura. Porque si existe alguien sobre la faz de la Tierra digno de rendir tributo a Black Sabbath ese es Zakk Wylde y sus compañeros de batalla. Un directo en modo apisonadora y sonido 100% bootleg —pesado, confuso, sucio, pero auténtico a más no poder— que repasa canciones del Master Of reality, Paranoid y Vol.4 y que nos brinda la oportunidad de disfrutar de una versión diferente de los himnos creados por Los Padres de Todo Esto®. Casi nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: