Taxidermias Concretas Vol.36

por Xabier Cortés

Álvaro Arbonés

Nathan Fake – Sunder (2018)

Nathan Fake es garantía de calidad. Sunder no es la excepción. Abrazando su faceta más techno, desarrollando de forma indisimulada su pasión por las texturas complejas y el glitch utilizado como una interferencia pop, sus clásicos paisajes sonoros adquieren aquí un tono más incisivo, más brutal, que le acercan al estilo de Apparat o Telefon Tel Aviv sin por ello perder ni un ápice de personalidad. Más al contrario, suena más temperado, accesible y experimental. Más maduro. Algo para lo que no cabe sino desear no tener que esperar cinco años para ver cómo se concreta en términos de un largo.

Akira Kosemura – Shutter Girl (2018)

Es imposible pasar por alto a Akira Kosemura. Entre los minimalistas japoneses, él es, probablemente, el que define mejor ese peculiar espacio entre lo elíptico de la electrónica y lo melódico de la neo clásica. Y si bien en Shutter Girl predomina lo segundo sobre lo primero, especialmente en el caso de Mimosa, estas dos pequeñas piezas de orfebrería donde se infiltran los ruidos del piano entre las notas, tienen una sencillez tan arrebatadora que es difícil no escucharlas con placer.

Xabier Cortés

Jinjer – King Of Everything (2016)

Si existiera un punto en el Universo en el que el metalcore más asequible se uniera al groove metal y a algo parecido (pero no tan insustancial aunque con gorras planas) al nu metal, eso sería el trabajo de los ucranianos Jinjer. King Of Everything gira alrededor del espectacular registro de Tatiana Shmailyuk: lo mismo se lanza a por un spoken-word que se vuelve una diva pop mainstream o se convierte en una diosa de la guturalidad. Por lo demás un disco que aparte de Pisces que es una muy buena canción, tiene desarrollos y giros que las hemos escuchado (sin querer, porque a ver quién escucha groove metal por propia voluntad hoy en día) mil y una veces antes. Pero se deja escuchar.

Demons & Wizards – Demons & Wizards (2000)

De la colaboración entre Hansi Kürsch y Jon Schaffer salió este maravilloso experimento de power metal que unía ese carácter épico de Blind Guardian con el sonido agresivo (agresivo para los  estándares del power metal, ojo) de los Iced Earth. Canciones trotonas y frenéticas con interludios oníricos de esos que tanto gustan a Hansi y su banda. Sería justo y necesario (y un poco loco, para qué negarlo) señalar a Demons & Wizards como uno de esos hitos indiscutibles del género, quizá no tanto como los Keepers —absoluta piedra filosofal del género, dicen—, pero sí por lo menos a la altura de discos de la horda escandinava e italiana, ya sabéis quiénes. Y hace 18 años de esto, madre mía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: