BiSH – Brand-new idol SHiT (2015)

por Álvaro Arbonés

En un tiempo donde OT ha renacido para toda una nueva generación resulta evidente que la música industrial sigue teniendo tirón. Lo cual es normal. Por su factor emocional, es más fácil para las personas conectar con la música que con cualquier otra forma artística. Si además sumamos que, de todas las artes, la más fácil de explotar es la música, ya que es la que más impacto inmediato y menos costes de producción tiene, es lógico que haya un auge periódico de música de mierda auspiciada por discográficas haciendo tratos con toda clase de productoras. Pero no por eso resulta menos absurdo girarle la cara a la música industrial. No cuando, a fin de cuentas, la música es música e incluso en las cloacas es posible encontrar algo de provecho.

BiSH son un grupo de idols. Para lo bueno y para lo malo. Lo cual significa que tienen un estilo definido y se valora a sus miembros más por sus dotes para encandilar al público que por sus cualidades musicales. Su único rasgo distintivo es haber nacido de las cenizas de BiS, el grupo anti-idol que era igual que cualquier otro grupo de idols, pero fagocitando ciertos elementos del hardcore y el metal con gracia desigual.

¿Y qué nos ofrece Brand-new idol SHiT? Algo similar a lo que podíamos encontrar en BiS, pero un paso más cerca de lo que estamos acostumbrados gracias a Babymetal.

Para entender sus cualidades sólo necesitamos fijarnos en su comienzo. Spark da una entrada indie rock suave, pero bien definida, que da paso a la canción más idiosincrática del disco, BiSH: On a Night When Stars are Twinkling, que bien podría ser un descarte de las BiS originales dada su combinación de estribillo cuqui con guitarras distorsionadas, para acabar en el puñetazo en la boca que es MONSTERS, una versión más estructuralmente pop, pero más oscura y mejor definida, del típico single de Babymetal. Ahí se acaba el disco. No literalmente, pero sí en términos analíticos: el resto son derivaciones, con más o menos gracia, de los repertorios estilísticos de estas primeras tres canciones. Ya sea abrazando su lado idol con pop edulcorado à la AKB48 en Pirapiro y HUG ME o continuando la estela de MONSTERS en el estupendo cierre que supone Story Brigher, el disco no engaña. Sus tres primeras canciones muestran la totalidad del sonido que son capaces de producir BiSH.

Eso produce que el disco sea bastante irregular. Siendo amables. Pero también que sea exactamente lo que cabría esperar: un puñado de singles notables, canciones de relleno producidas para caer en gracia al consumidor menos exigente de música pop y ese regusto iterativo tan propio de la música industrial.

La diferencia reside en como, mientras que por lo general ese intento de crear música de nicho a partir de una fórmula y un puñado de caras bonitas fracasan desde su mismo concepto, en BISH da lugar a una música donde es posible encontrar detalles muy disfrutables. Incluso reseñables.

Igual que sucedía con sus predecesoras o con Babymetal.

A fin de cuentas, que el disco sea inconsistente, parte de sus canciones sean fácilmente olvidables y sus interpretes difícilmente podrían ser más intercambiables no demerita algunas de sus canciones más notables. A fin de cuentas, si nos quejamos de la música industrial es porque nos vende caras, no música. Y si de un producto industrial podemos decir que se puede aprovechar aunque sea parte de la música que ha producido, ¿no es justo intentar cribar cuando nos sea posible?

One Comment to “BiSH – Brand-new idol SHiT (2015)”

  1. Ains, con lo poco que me gusta la jarcorl/metal (básicamente por los dolores de cabeza asociados que suelo sufrir). Les daré un tiento, pero no sé. Lo mas idol que he consumido nunca (creo) es Negicco, básicamente por este tema https://www.youtube.com/watch?v=5VQdcvnSZMM (están en Spotify, pero me da cangelo meter el link y que luego no funcione la cosa) . En general, creo, tengo un montón de prejuicios con lo idol, no tanto por su forma de cantar o canciones, como del formato y de las productoras que tratan a los cantantes como mercancías intercambiables. La nueva OT, en sus peores momentos, creo, que ha visualizado eso mismo. Seguramente a su pesar (AUNQUE me parece muy interesante como un concurso donde todo el mundo sabía quién iba a ganar dio paso a una especie de Terrace House bastante cuca. Aunque eso, finalmente, sea uno de los grandes problemas de música hoy día. Nadie parece estar interesada en ella. Lo que nos engancha es el “culebrón” de los y las divas. El Kanye y sus movidas, etc…).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: