Taxidermias Concretas Vol.42

por Xabier Cortés

Álvaro Arbonés

Telefon Tel Aviv – Map of What is Effortless (2004)

Telefon Tel Aviv desaparecieron hace casi diez años. Hoy siguen siendo igual de necesarios. Escuchando Map of What Is Effortless se hace obvio cuando canciones como I Lied y My Week Beats Your Year continuando sonando a electrónica entendida como pop. Es decir. música realmente contemporánea. Porque incluso en sus momentos menos inspirados —de los cuales no podemos citar ninguno, porque no existen, pero nos gusta pensar en ese incómodo reino de la posibilidad— resultan aún frescos, novedosos y absolutamente mágicos. Como si el disco hubiera salido hoy, no hace más de catorce años. Algo de lo cual pocos pueden jactarse.

jizue – Shiori (2014)

En Japón se hace jazz, en EEUU se hace nostalgia. En Europa también se hace jazz, pero eso es otro asunto. jizue es la demostración empírica de ello. Con un nu jazz elegante, de fuertes reminiscencias math rock y algunas claves próximas al hip-hop, especialmente de esa influencia inevitable que ya es hoy Nujabes, cuando aciertan, son una fuerza arrolladora de elegancia y juventud. Cuando se quedan cortos, son un interesante arrullo jazz que no se siente como un cementerio de gustos esperando a ser enterrados. Coloquen la fuerza precisa o no hagan suficiente, Shiori siempre es una delicia.

Xabier Cortés

Slugdge – Esoteric Malacology (2018)

Detrás de esa curiosa obsesión por todo lo que rodea al apasionante (suponemos) mundo de las babosas (¿?) y por ese humor idiota —idiota, pero bien—de parir puns a la velocidad de la luz para sus canciones, discos y su propio nombre (SLUGdge) se esconde un dúo británico que a base de trabajo, coherencia ha sabido hacerse un hueco en una escena, la extrema, siempre sedienta. Esoteric Malacology se mueve como pez en el agua —o como ¿babosa bajo tierra? la biología no es nuestro fuerte— en el death, entre lo melódico y lo progresivo, con una leve pátina black, construyendo una colección de temas muy interesantes que no inventan nada nuevo, pero ni falta que hace.

Alterbeast – Feast (2018)

Esa fina línea que separa un death metal de corte técnico (pero que no se deja embaucar por el virtuosismo-porque-sí) de una colección de material para las artes masturbatorias de aficionados a lo virtuoso sobre lo artístico es una frontera que en muchos álbumes se va cruzando sin que parezca haya un criterio claro o, por lo menos, alguna razón detrás que justifique ese despliegue técnico. Alterbeast cae en el cliché que acompaña al tech death metal: un despliegue de técnica que muchas veces encontramos algo vacío de contenido. Pero al mismo tiempo que esas partes ultra técnicas resultan un tanto monótonas encontramos pequeños fragmentos que zozobran hacia un death melódico de corte sueco clásico que nos hace recuperar la fe en este Feast. Un álbum que a pesar del despliegue técnico, nos muestra unas interesantes ideas que beben directamente de los clásicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: