Taxidermias Concretas Vol.46

por Álvaro Mortem

Álvaro Arbonés

Kamasi Washington – Fists of Fury (2018)

Kamasi Washington no tiene límites. Algo evidente en Fists of Fury desde el mismo momento que mezcla un sabor claramente latin con un especial énfasis free jazz en el piano que acaba en casi diez minutos de vientos desgañitándose entre percusiones contundentes y samplers de voz entremezclándose con coros celestiales. Es decir, otro acercamiento hacia el caos y el absoluto por parte del bueno de Washington.

Underworld – Brilliant Yes That Would Be (2018)

Underworld es Underworld no es Underworld. No en Brilliant Yes That Would Be. Porque aquí no hay trazas de Born Slippy. Ni de techno en general. Más cerca de un Brian Eno en la sesión chill out de un pub de pueblo soriano un martes tarde que de nada que hayan podido hacer antes, es un regreso a los momentos más ambientales de su anterior Barbara Barbara, we face a shining future sin la justificación de los temas con un sonido más cercano al que nos tienen acostumbrados . Algo que, si bien no es malo, no estamos seguro de que les haga seguir siendo Underworld.

Xabier Cortés

Brutus – Burst (2017)

Existen bandas tocadas por una varita mágica que les permite navegar por diferentes corrientes musicales sin que por ello su mensaje pierda personalidad. Brutus, desde Bélgica, construyen desde una sólida base postpunk una estructura en la que podemos encontrar el sonido acelerado del hardcore, los detalles shoegaze en las guitarras e incluso eso melancolía agresiva atmosférica suena a¿blackgaze? todo ello alrededor de la carismática voz de Stefanie Mannaerts que se encarga además de la batería. Uno de esos discos que va creciendo a cada escucha y que nos lleva desde un sonido cercano al math-rock de March hasta un momento reflexivo-melancólico en Justice de Julia II. Y todo esto en apenas cuarenta minutos que dura este debut Burst. Maravilloso.

møl – Jord (2018)

Por supuesto que existe un hueco para el blackgaze en 2018 y para ello debemos reservar un espacio para los daneses møl. Con una fórmula que no reinventa la rueda —ni falta que hace, añado— møl se marcan en este Jord un completo trabajo que nos lleva en volandas a ese espacio en el que nos podemos encontrar frente a Oathbreaker, Deafheaven y, aunque en menor cantidad, Alcest. Pero møl no se limitan a copiar la fórmula, son capaces de adaptarla e interpretarla a su manera y, desde luego, su forma de entender ese híbrido entre el black metal, el shoegaze y el postrock es cuanto menos interesante. Mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: