Panopticon – Autumn Eternal (2015)

por Álvaro Mortem

Suele decirse que no hay temas pequeños, sino escritores mediocres. Algo que es perfectamente aplicable a la música. No importa el género, el tono o la intención, pues la calidad de una obra siempre dependerá de la altura del propio músico; con un músico genial, lo imposible se hace posible, lo complejo sencillo y lo horrendo bello. Como el taumaturgo que convierte el carbón en oro, al final lo importante es el autor, no el material de base.

Autumn Eternal es una brillante demostración de ese postulado.

Tras el notable cambio que supuso Kentucky, añadiendo composiciones bluegrass en el contexto de un disco de black metal, y el refinamiento de la fórmula que supuso Road to North, conceptualmente similar al abordar la comunión de ambos géneros sin llegar a fusionarlos, Autumn Eternal fue un salto al vacío. Un intento no ir de un paso más allá, sino de practicar un giro copernicano — convertir el estilo de Panopticon en otra cosa. Y esa otra cosa es un black metal con bases melódicas heredadas del bluegrass. No sólo poner los géneros juntos, sino fusionarlos.

Esto se puede notar ya desde la introducción, Tamarack’s Gold Returns. Con un énfasis especial en lo melódico, no exactamente bluegrass, sus pequeños detalles atmosféricos, que nos remiten a Social Disservices, nos recuerdan que esto ya es black metal.

Pero más black metal es lo que viene después.

Into the North Woods abraza la ortodoxia clásica de Panopticon —melodías marcadas, blastbeat quebrado, cambios de ritmo y canciones inusualmente largas— introduciendo innumerable arreglos bluegrass. Ya sea a través de la instrumentación, que añade un peculiar tono melódico, o estructurando solos cuasi-heavy metal, siguiendo la misma línea que ya vimos en Tamarack’s Gold Returns, la canción hace algo, en apariencia, imposible: integrar el bluegrass dentro de la lógica estructural del black metal.

Es decir, ya no son dos géneros distintos. Black metal y bluegrass. Son uno y el mismo. Black metal/bluegrass.

El resto del disco no es sino la metódica exploración de este sonido. Autumn Eternal, Oaks Ablaze y Pale Ghost se deciden por la ruta más indómita, jugando con los cambios melódicos y de ritmos —con una estructura que empieza siempre en una introducción violenta, un recrudecimiento que introduce elementos melódicos, un cambio brusco que nos acerca hacia formas más melosas para acabar por todo lo alto de nuevo en las simas más profundas—, mientras que Sleep to the Sound of the Waves o A Superior Lament se deciden por tonos más melancólicos y de menor contraste, sin llegar nunca a jugar la carta del black metal atmosférico. Algo que le hace romper no sólo con Kentucky y Roads to North, discos que suenen inmaduros e incompletos por comparación, sino con la propia ortodoxia, repetitiva e inamovible, del black metal noruego.

Eso hace que Autumn Eternal sea la historia de una evolución. Como quien está trabajando en un yacimiento arqueológico donde, en perfecto orden, fueran apareciendo uno tras otros fósiles que explicaran la evolución de un ente a través de la completa estratificación de las capas excavadas.

Por eso decimos que no hay temas pequeños, sino artistas mediocres. Porque lo que ha hecho Panopticon con el black metal al encuentro con el bluegrass ha sido demostrar que es posible fusionar dos géneros en apariencia completamente antagónicos y, por el camino, encontrar su propio estilo.

Y eso, esa capacidad para sintetizar lo que nunca antes nadie ha conseguido hacer, es lo mejor que se podrá decir jamás de un artista. Sea músico, escritor o taumaturgo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: