Posts tagged ‘1979’

mayo 28, 2014

The Damned – Machine Gun Etiquette (1979)

por Álvaro Arbonés

The Damned - Machine Gun Etiquette (1979)Al punk se la ha definido de muy variadas formas, pero nunca se le ha catalogado con el adjetivo con el cual encajarían mejor algunos de sus grupos fundacionales: «dulce». La dulzura no tan pegajosa como agria, no agridulce sino con cierta felicidad chiclosa que se aplasta en el corazón. Con eso demuestran cierta bella animosidad, un instituto de felicidad subyugado por algún otro, que sin embargo aún queda patente a través de su deseo; su música es rápida, violenta y más rock que el rock mismo, pero a pesar de su violencia y actitud, en el fondo, son chicos dulces que sólo quieren ser amados. Sin ironía posible aquí. El punk es la (pen)última música romántica —ya que la última sería, como ya sabemos, el black metal—, porque recupera los grandes sentimientos como único motor legítimo de la vida, incluso cuando resulten dolorosos: amar o matar, horadar o reventar, odiar o derribar.

read more »

octubre 7, 2013

Yellow Magic Orchestra – Solid State Survivor (1979)

por Álvaro Arbonés

51VDMBiqcjLDecía Gilles Deleuze que toda obra de arte siempre refiere a una comunidad aún por venir. En el ámbito artístico, cuando ésto se hizo literal, nos encontramos con la llegada del cyberpunk: la lógica coyuntural de un futuro posible poco halagüeño, basándose en como cambiarían nuestras vidas los artefactos del futuro próximo, acabó por hablar a una comunidad por venir desde una hipotética comunidad venida: no hubo una comprensión y asimilación profunda de sus conceptos hasta que nos vimos sumergidos de facto en una sociedad cyberpunk. Rodeados de gente con implantes, teléfonos móviles no más grande que una mano con la potencia de un ordenador e Internet como biblioteca de Babel, nuestro tiempo presente nos habla sólo desde los ecos de aquellas disoluciones éticas nacidas entre los circuitos de silicio.

read more »

febrero 20, 2012

Joy Division – Unknown Pleasures (1979)

por Álvaro Arbonés

Un lugar común en todas las épocas es la hipotética inexistencia de nuevos revolucionarios que lleven el arte, o cualquier otra faceta de la realidad, más allá de lo que hasta su preciso instante aconteció; la (nueva) juventud son plagiarios de sus ídolos de juventud que, a su vez, eran vistos como plagiarios de los suyos por sus adultos. En este eterno retorno de lo mismo podríamos darnos cuenta del problema esencial del crítico -musical, o de cualquier otra clase- para con respecto del arte, pues debe situarse siempre fuera de ese ciclo de tóxica ranciedad que le haga pensar que todo está ya inventado, sin poder siquiera apreciar como está cambiando el mundo. Quizás, para ello, sea útil volver la vista atrás para analizar los que una vez fueron uno más pero se convirtieron con el tiempo en leyendas (no)vivas a través de los cuales los jóvenes de hoy se constituyen, a nuestros ojos, como estultos plagiarios incapaces de crear su propia música. Y aun hoy, no es fácil hablar de Joy Division.

read more »