Posts tagged ‘2000’

septiembre 2, 2014

Umbra Et Imago – Mea Culpa (2000)

por Xabier Cortés

Umbra et Imago - Mea Culpa - FrontNo está de más traer a la memoria que el goth, amén de conocer su génesis en tierras británicas, tuvo en Alemania uno de sus mayores aliados para su expansión y desarrollo. Sellos discográficos, revistas, —reconozcámoslo de una vez: más de uno hemos comprado la Orkus y la Zillo — clubs, festivales y, por supuesto, miles de grupos cada uno reivindicando una parte del vasto movimiento cultural gótico: desde el dark folk hasta la música medieval pasando por la explosión electro dark y EBM y sin dejar de lado el metal y el rock de corte oscuro e inquebrantable fe goth. Este goth metálico alemán se aprovechó de las particularidades del sonido teutón: contundencia machacona consecuencia directa de un imperturbable espíritu industrial y quirúrgico en todo aquello que tocan. No resultaría fácil adecuar la idiosincrasia germana a las sutilezas románticas propias del movimiento goth más tradicional: parecía lejano encontrar algo o alguien que supiera conjugar de manera brillante —o, por lo menos, sin caer en la horterada supina— la delicadeza etérea oscura del goth con la precisión industrial alemana. Y entonces apareció Umbra Et Imago y su Mea Culpa con su goth metal contundente, su freudiana misión de conseguir que todo su concepto y sonido girara alrededor del sexo con especial predilección por el universo de látex, cera ardiente y BDSM.

read more »

Anuncios
agosto 21, 2014

Apoptose – Nordland (2000)

por Xabier Cortés

ApoptoseA menudo identificamos al dark ambient como una representación sonora de un lugar frío: una descripción en forma de canciones de un paraje devastado, helado e inhabitado. Hablamos mucho de la importancia de recrear ante nosotros esos mismos parajes en los que se inspira el artista, esas imágenes que él toma como referencia para desarrollar su sonido. Desde luego que toda esta maraña de postales glaciares y oscuras forma parte de la idiosincrasia del dark ambient y es una parte importante de una escena heterogénea. Ahora bien, existe un numeroso grupo de artistas que conciben el dark ambient no como una muestra de una colección eterna de polaroids de los fiordos helados, sino como una herramienta en la que horadar dentro de la compleja psique humana: adentrarse en esas zonas de nuestra mente que nos guardamos para nosotros, filias y fobias en las que nadie ni nada ha tenido autorización para explorar y mucho menos para plasmarlas en forma de sonidos para recopilarlas en un disco. Así es precisamente la forma de actuar de este Nordland de Apoptose.

read more »

agosto 6, 2014

A Perfect Circle – Mer de Noms (2000)

por Álvaro Mortem

A Perfect Circle - Mer de Noms (2000)A veces las etiquetas se quedan cortas. Como ocurre con los lugares comunes, que no dejan de ser la circunscripción habitual de las etiquetas, cualquier pretensión de reducirlo todo a compartimentos estancos, comunicados sólo por una proximidad opaca, acaba siempre en fracaso. Nada se agota en sí mismo, ningún hombre es una isla en el vacío; existen influencias, rarezas, fallas en las barreras que aíslan las diferentes zonas limítrofes de la inspiración. Algunos, incluso edifican entre sus grietas. A esos les llamamos héroes, cuando no artistas, por su valentía sin igual al impedirnos habitar de forma constante las mismas cuatro tierras que ya conocemos mejor que nuestras almas.

read more »

junio 5, 2014

Esplendor Geométrico – Eg-1+ (2000)

por Xabier Cortés

esplendor-geometrico-eg1El ruido aturde, el ruido te ciega, el ruido se apodera de tus sentidos. Notas una fría y afilada barra de hierro rasgando lentamente en tu piel, atravesando músculos y órganos vitales trayendo el frío artificial a una masa amorfa de carne, sangre y vísceras. El dolor remite o, por lo menos, se vuelve soportable; esa irritante sensación de frío se disipa entre los jadeos y los torpes intentos del corazón por mantener un flujo sanguíneo constante. Pero ese dolor nunca se ha ido, nos acostumbramos a él, adoptamos su forma y nos acurrucamos entre sus delirios afilados hasta hacerlos nuestros, hasta convertirlos en una extensión más de nuestro cuerpo. Acero y carne unidos en una masa biomecánica en la que no sabremos diferencias dónde empieza lo artificial, dónde termina lo orgánico. La forma industrial en perfecto equilibrio con un paisaje desolado en el que sólo acertaremos a adivinar la silueta de hierros retorcidos sobre cuerpos sin vida maquillados con grotescas muecas de dolor y placer. Así es como suena Esplendor Geométrico, crudo e indiscriminado y así es como debe sonar el industrial: frío y cortante.

read more »

agosto 29, 2013

Rhapsody – Dawn Of Victory (2000)

por Xabier Cortés

Rhapsody-Dawn-Of-VictoryDentro de los límites tan marcados de una escena como el heavy metal —en realidad en cualquier escena musical, pero que cobra especial importancia en el caso particular del heavy metal por el carácter marcadamente territorial de sus seguidores— resulta de vital importancia que su público se sienta identificado con los preceptos que se defienden en sus canciones, que exista esa conexión artista-oyente en la que este último se sienta respaldado y en el que muchas veces encuentre una justificación para su modo de vida. Tras el huracán que supuso la vorágine heavy metal/hair metal en los primeros años de la década de los ochenta, que no era sino la respuesta usamericana a ese sonido que se había creado y desarrollado en el viejo continente pero con un aspecto más desenfadado y de bon vivant al que sólo le preocupaba follar, beber, ponerse hasta arriba de a-saber-qué-sustancias. La escena heavy se empezaba a debilitar, esos grupos que antaño consiguieran llenar estadios y embarcarse en mastodónticas giras mundiales habían perdido la conexión con su público, éste se había dado cuenta de que la vida no era una fiesta constante y empezaba a buscar nuevas vías musicales —es aquí donde apareció la horda germana con su forma acelerada de entender el heavy metal, que luego derivaría en el power metal. Pero ni siquiera la ola alemana pudo frenar la sangría que llegaría en los noventa con el grunge y ese aire pesimista de la generación X

read more »

abril 2, 2013

Iron Maiden – Brave New World (2000)

por Xabier Cortés

Iron_Maiden_-_Brave_New_WorldInfatigables tras casi cuarenta años de carrera, ya va siendo hora de que consideremos a los ingleses Iron Maiden y mal que le pese a muchos, como uno de los grupos más influyentes e importantes dentro, no ya sólo la escena metálica mundial, también de la música contemporánea en general. Bajo la dirección inquebrantable de Steve Harris, la dama de hierro tuvo la capacidad de encontrar la energía para resistir la  durísima para el heavy metal década de los noventa pariendo uno de sus mejores álbumes, Fear Of The Dark, y enfrentándose a aquellos que vaticinaban el fin de una era, la era de oro del heavy metal llena-estadios de los ochenta. Iron Maiden, condenado al olvido por la prensa musical generalista —la metálica, como siempre que se trata a uno de los gallos de la escena, reserva mes a mes espacio suficiente para hablar de los de Leyton— cuando se encumbra a otros elementos y pastiches metálicos hasta la nausea, ha sabido no sólo retener a su amplia base de fans que se engancharon a ellos en los ochenta, si no que con su fórmula genuina y honesta de hacer música han sido capaces de conectar con las las nuevas generaciones que han encontrado en Maiden un ejemplo de honradez musical y con eso han mantenido su capacidad para llenar estadios sin mostrar ni una gota de agotamiento.

read more »

octubre 1, 2012

Apoptygma Berzerk – Welcome to Earth (2000)

por Álvaro Mortem

Partiendo de la consideración de que no todo texto es un apotegma, muchísimo menos toda canción por muy agradable o intensa que nos pueda parecer, cabría considerar un hecho radical, ¿para qué hacer música —o crítica, o lo que sea— si no podemos constatar que nuestra producción es mejor que la nada? Esta no es sólo una pregunta sin respuesta, o al menos sin respuesta más allá de lo que cada individuo deberá contestar dentro de su propia singularidad, sino que además es una pregunta carente de todo sentido: toda creación humana siempre alude a la nada, a lo que aun no es pero es posible que sea. Creamos por una necesidad vital personal, más allá de cuestionamientos sobre nuestra distinción para hacerlo, y ya será el tiempo, soberano último de lo real, quién nos pondrá en el sitio correspondido en cada uno de sus momentos. Es por ello que incluso un trabajo mayor (para el grupo) que no deja de ser menor (para el canon del género), como es el caso de Welcome to Earth de Apoptygma Berzerk, sólo puede leerse en la distancia de aquello que ha producido.

read more »

agosto 13, 2012

Type O Negative – The Least Worst Of (2000)

por Álvaro Mortem

Sólo en la industria musical alguien sería capaz de pensar que un polvo formado por la conjunción de los mejores momentos específicos de otras sesiones de sexo anteriores juntadas sin ningún orden que le dote de sentido podría funcionar más allá de la fruición pajera que se suscita en la imaginación del animal que cree que podría funcionar semejante aborto del deseo. La realidad del ejercicio libidinal, ya sea musical o sexual, es que no se puede reducir el ejercicio en sí en diferentes y fantásticas posturas funcionales a través del cual, con una concatenación forzada, acaba por crearse el ejercicio definitivo de placer; cuando una canción funciona lo hace del mismo modo que funciona una caricia: por el contexto en que se ha realizado. Peter Steele, seguramente tan buen amante cono músico, era consciente de ello y por eso cuando se le presenta la oportunidad de hacer un disco recopilatorio no sólo lo hace sino que nos demuestra el placer de follar probando las variaciones que descartamos por absurdas – no hay un simulacro de disco, hay una exploración profunda de lo que puede ser Type O Negative cuando se le deja ser Type O Negative.

read more »

agosto 6, 2012

Malice Mizer – Bara no Seidou (2000)

por Álvaro Mortem

Aunque los prejuicios nos impidan verlo de una forma razonable, aun cuando decir prejuicios es un eufemismo suave para referirse a la imbecilidad del otaku medio, la realidad es que hay en el visual kei algunos grandes trabajos que merece la pena pararse a escuchar. Podría aquí saltar con un rosario inenarrable de grupos (semi)desconocidos a través del cual explorar la singularidad propia de éste género, singularidad tan aviesa que sólo se define a través de un gusto común por la estética sobresaturada, pero sin embargo me limitaré a referenciar al que seguramente haya sido el grupo más profundamente mainstream dentro de su caterva casi infinita de flexibles degeneraciones que se plasman dentro del género contenedor japonés por excelencia: Malice Mizer.

read more »