Posts tagged ‘2014’

noviembre 8, 2017

Scott Walker + Sunn O))) – Soused (2014)

por Álvaro Mortem

A veces olvidamos que la música es una experiencia física. Que lo que escuchamos tiene que ver con resonancias, longitud de hondas o, rebajando la abstracción un punto, en cómo percibimos todo lo anterior. No sólo con los oídos, sino con todo el cuerpo. El sonido reverberando en el suelo, rebotando contra las paredes, infiltrándose de igual modo por los oídos, los pies y las manos, hace que la música tenga una condición que sólo comparte con el arte culinario: remite tanto a un éxtasis físico como emocional. No es sólo la belleza moviéndonos más allá de nuestra zona de confort, es la perfecta disposición física de elementos sacudiéndonos literalmente.

Algo que saben bien Sunn O))).

read more »

Anuncios
octubre 28, 2017

Taxidermias Concretas Vol.25

por Xabier Cortés

read more »

septiembre 23, 2017

Taxidermias Concretas Vol.20

por Xabier Cortés

read more »

agosto 29, 2017

tilt-six – </TearDrop> (2014)

por Álvaro Mortem

Hasta el género más infecto tiene posibilidades creativas cuando se le buscan las cosquillas. Valga de ejemplo el EDM. Aunque base todo su encanto en el drop, las bases bailables y el saqueo indulgente de un grime que ni entiende ni busca entender, no es imposible concebir derivados interesantes de su fórmula. Ahí está Iglooghost. ¿Pero qué ocurriría si quisiéramos mantenernos dentro de cierta ortodoxia, digamos, estricta, y no perder el espíritu más pop por el camino? Entonces llegaríamos al trabajo de tilt-six.

</TearDrop> vive y muere para las pistas de baile. Con un gran énfasis en lo que podríamos denominar como un cruce profano entre el EDM y la ortodoxia del electropop nipón, lo que más sorprende es cómo su sonido cuadra igualmente bien en la idea de una sesión de electrónica pasada de rosca como en cualquier celebración pop con deferencia hacia lo no-occidental. Porque ahí radica la cuestión. Todo el peso del trabajo de tilt-six radica en Hatsune Miku. En cómo utiliza su voz, su distintivo pop no-exactamente-uniformado, para introducir en las rutinas de lo que podríamos considerar una canción clásica de Miku —algo catchy, bastante adorable y pegadiza en extremo— unas lógicas que, incluso más cerca del EDM, podríamos considerar como derivadas directamente de esa misma herencia inglesa que nos habría de retrotraer hasta esa gran familia conocida como jungle.

En cualquier caso, donde más se nota este reencuentro fortuito con el pasado no es en sus singles. Temas como Electrosaturator (エレクトロサチュレイタ) son pequeñas piezas de orfebrería del subidón de Monster a las tres de la mañana en un festival de espíritu insultantemente adolescente, pero donde mejor se aprecia el estilo de tilt-six es en canciones como Hikareru Satellite (ヒカレルサテライト). Pervirtiendo la estricta lógica del EDM, poniendo mayor énfasis en el estribillo que en el inevitable drop que aquí también encontramos en consecuencia, es precisamente en esa combinación profana de pop energético y cuestionable wobble bass donde se aprecia su genialidad: cada caída sólo sirve para impulsar con todavía más fuerza el regreso al estribillo y un cierre melódico, generalmente más próximo a lo que consideraríamos el canon trance impuesto por los Países Bajos post-Gouryella. Algo que se aprecia incluso en sus canciones en apariencia menos ortodoxas, como es el caso de Forget (わすれる), donde, tras el procedente drop, la canción se transforma en un elegante monstruo cuasi-rock conducido por bajo no-distorsionado y percusión seca que, por su absoluta anormalidad, hace que la canción resulte particularmente fulgurante.

Tilt-six es un ejemplo práctico de cómo otro EDM es posible. Que más allá de drops genéricos, wobble bass de tercera regional y un desprecio hacia la música analógica que no viene acompañada de la maestría en la elección de materiales o la manipulación de los mismos, es posible hacer algo bueno incluso en géneros que parecen nacidos del puro desprecio hacia todo lo que les precedió. Si es que no también a quienes estuvieron antes definiendo la posibilidad de su sonido.

Y es que, si ese otro EDM pasa por Hatsune Miku, por las influencias rock o por aceptar de una vez la influencia debida a otra época, es otro debate. Pero que </TearDrop> es interesante sin por ello abandonar sus aspiraciones de masas es algo incontestable.

Etiquetas: , , ,
julio 14, 2017

Archspire – The Lucid Collective (2014)

por Xabier Cortés

¿Existe un punto en el que el metal extremo sea extremadamente técnico sin que por ello caiga en el innecesario ejercicio masturbatorio de rigor? Sí, existe. Más o menos. Pero vayamos más allá: Cuando exploramos las revueltas aguas del tech death metal y esa fría, a priori, maraña de doble bombo a la velocidad inhumana, sweep picking endiablado, riffs hipersónicos (con una puntuación de 9,75 en la escala-de-vaya-usté-a-saber-qué), voces disparadas a mach 3 y un bajo de esos que abren grietas en el tejido espacio-temporal se presentan ante nosotros, no es simplemente un extraordinario despliegue técnico y ya. No. Esa velocidad que guía las composiciones no obedece más que al genuino carácter inhumano de un género denostado y, sobre todo, malinterpretado. Inhumano porque ¿acaso hay algo que nos aleje más de la Humanidad —en general— que exprimir los límites de lo Humano en términos de, una vez más, destreza técnica y velocidad inhumana—repetiremos lo de inhumana las veces que haga falta, descuiden— en forma de canciones directas y sin serpentinas ni fuegos artificiales innecesarios? Pues no, no lo hay. Y resulta que Archspire son capaces de llevar esta fórmula con obsesiva devoción hasta sus últimas consecuencias en su segundo álbum, The Lucid Collective.

read more »

mayo 6, 2017

Taxidermias Concretas Vol.1

por Álvaro Mortem

Críticas breves. Alrededor de las cien palabras. Ese es el reto, no será en el prólogo donde nos extendamos más: a partir de ahora, los sábados, también tenéis una cita con Studio Suicide. Una cita breve. Rápida. Furiosa. Y a diferencia de la mayoría de cosas breves de la vida, esta ni resulta insatisfactoria ni te hace sentir culpable.

read more »

junio 1, 2016

TK from Ling tosite sigure – Fantastic Magic (2014)

por Álvaro Mortem

TK from Ling tosite sigure - Fantastic Magic (2014)¿Qué tienen en común una diva del pop y un artista de vanguardia decidido a tomar el pulso del rock? En principio, nada. Donde la primera busca la comunión con su público, llegar hasta allá donde la gente se encuentra, el segundo tiene la pretensión de buscar los límites del arte, llegar hasta donde se encuentra la música del futuro. En ambos casos existe una búsqueda, pero su naturaleza es muy distinta. Con todo, sí parecen compartir algo: el hecho mismo del peregrinaje. Es sólo que donde la diva del pop nunca podrá alcanzar cierto grado de comunión con el arte, pues ya está entregada al público, el vanguardista sí puede alcanzar al público, pues si búsqueda da frutos siempre puede encontrar con él al alcanzar esa quimera tras la cual iba.

read more »

diciembre 31, 2015

Abrimos caminos en el silencio. Lo mejor del 2015 según Studio Suicide

por Studio Suicide

tumblr_o04tva0JwF1qzx3dio1_540A veces un buen preámbulo sirve para ponerse en situación, para no entrar en frío en un trabajo que puede ser demasiado afanoso como para emprenderlo sin tomar algunas precauciones previas. De ahí que en Studio Suicide disfrutemos tanto con las explicaciones, los excursos, los prólogos y las introducciones: son un método bello para poder adentrarnos sin segundos miramientos en los importante, sin tener que pedir perdón por haber sido algo más oscuros de lo que el lector medio podría soportar. Porque ni pedimos perdón ni gritamos «¡que le jodan al lector medio!», que ya viene bien jodido de casa, porque lo que nos desagrada simplemente lo ignoramos. De ahí que tal vez escribamos para conversos, ¿pero cuándo alguna vez un crítico ha conseguido convertir a alguien? Tal vez sí a su fe, pero nunca a aquel que ya de base despreciaba la labor del interprete.

Habrá quien quiera que le lean a cualquier coste, que mantenga regularidades, esencias o cambios según sople el viento, pero no nosotros. No Studio Suicide. No porque seamos puros o especiales o siquiera auténticos, sino porque respetamos demasiado nuestras propias contradicciones como para ponerlas al servicio de antagonismos de rastrillo; somos quienes somos, con nuestras contradicciones y disputas, haciendo lo que más nos gusta: escuchar música y, coyunturalmente, escribir sobre ella. Porque, en ocasiones, parece como si nadie más lo estuviera haciendo.

En resumen, gracias por estar un año más con nosotros. Porque si bien nunca pedimos perdón, siempre agradecemos los gestos cómplices de nuestros hermanos silenciosos.

read more »

mayo 20, 2015

The Green Kingdom – Expanses (2014)

por Álvaro Mortem

The Green Kingdom - Expanses (2014)Cuanto más largo es el camino, más necesario se hace acabar retratando el paisaje, captar aquí y allá detalles relevantes de nuestra experiencia transitoria por esos lugares que hasta entonces nos resultaban desconocidos. Los paisajes lo son por su extrañeza, porque los aprehendemos como fondo nuestra experiencia personal. En ese sentido, nuestra relación con la música es similar a la que podemos tener con el paisaje: está siempre ahí, ausente de nuestra atención, pero sólo le damos verdadera importancia cuando, sin motivo aparente, armoniza con nuestros intereses o estado de ánimo. En tanto humanos somos paisajes, porque nos configuran progresiones de elementos que nos son desconocidas incluso a nosotros mismos.

read more »

mayo 19, 2015

Ugasanie – Call Of The North (2014)

por Xabier Cortés

UgasanieEn esa obsesión insalubre pero placentera del dark ambient por explorar los misteriosos y retorcidos rincones de la mente humana para convertirlos en sonidos oscuro y fríos, encontramos a veces una suerte de conjunción cósmica en el que se presentan ante nosotros todos los aspectos que han convertido al dark ambient en lo que es hoy en día: un género con una querencia insalubre por explorar y enriquecer los sombríos parajes de la psique convirtiéndolos en desolados paisajes abandonados. Abandonados, aislados. Existe un síndrome cultural, una especie de estado mental alterado y que afecta a sociedades o culturas muy específicas y, a menudo, aisladas y en la que no se observa causa orgánica o bioquímica pero que afecta y de forma considerable al comportamiento de la persona. En las culturas árticas, los inuit, se conoce a este síndrome como histeria ártica — piblokto o pibloktoq—; un proceso disociativo en el que la persona afectada pasa por estados de euforia descontrolada, convulsiones, comportamiento errático, violencia y amnesia, ocasionada, o eso parece, por la oscuridad prolongada en las latitudes árticas. Sobre este interesante caldo de cultivo construye el artista bielorruso Ugasanie un álbum conceptual en el que explora los límites desolados del dark ambient.

read more »