Posts tagged ‘Cryo Chamber’

febrero 9, 2018

Atrium Carceri & Herbst9 – Ur Djupan Dal (2018)

por Xabier Cortés

Que Atrium Carceri es uno de los puntales y referencias en la cosa dark ambient es algo que hemos defendido (y seguiremos haciéndolo) en esta santa casa en numerosas ocasiones (aquí, aquí y aquí, por ejemplo). Su dark ambient a camino entre el drone espeso y un claustrofóbico cósmico —en lo conceptual y sonoro— ha convertido al proyecto de Simon Heath en una referencia absoluta desde aquel ya lejano (y maravilloso) Cellblock de 2003. En esta ocasión, Atrium Carceri junta sus fuerzas con otro de esos proyectos que se ha convertido por derecho propio en parte importante de esos cimientos que conforman el complejo entramado del género: Herbst9. Dos proyectos unidos para la ocasión en un álbum que aúna esas dos corrientes —no tan diferenciadas, pero corrientes al fin y al cabo— de los dos protagonistas. Ur Djupan Dal es el resultado de dos sensibilidades frente al ambient y, como no, ese fruto es una obra completa que explora en esta ocasión el misticismo oriental a través del dark ambient.

read more »

Anuncios
enero 12, 2018

Silent Universe – The Infinity Coordinates (2017)

por Xabier Cortés

No existe paraje más inhóspito y aterrador que el infinito vacío del espacio exterior. Gigantescas áreas de Nada Absoluta® condenadas a una oscuridad eterna y a un frío extremo. Un vacío cósmico que incluso a millones de años luz de distancia nos hace recorrer un escalofrío solo al pensar en ese inmenso silencio, en esa inmensa agonía de verte atrapado en mitad de ese desierto cósmico. Dentro de las muchas ramificaciones y expresiones del dark ambient, aquella que explora el cosmos es quizás una de las menos conocidas a pesar de contar en su roster con proyectos del calibre y la trascendencia de Sabled Sun, por ejemplo. Tras Silent Universe se esconde Pavel Malyshkin —que tiene otro proyecto imprescindible de dark ambient frío y cinemático, Ugasanie— que explora en este The Infinity Coordinates los límites del espacio convirtiéndonos en pioneros de áreas inexploradas.

read more »

septiembre 29, 2017

Metatron Omega – Illuminatio (2017)

por Xabier Cortés

Existe algo misterioso que nos invita a conectar con el dark ambient. Ni siquiera somos capaces de describir el qué, pero sabemos que algo se esconde entre esas capas de sonidos que nos invita a sumergirnos por completo en cualquiera sea el universo que desarrolla. Quizás esa extraña conexión venga de ese miedo atávico a la oscuridad que persigue al ser humano desde que es humano. Un miedo que nos invita a reaccionar y estar alerta y, por ende, activando ese momento en el que somos capaces de adentrarnos en las particularidades de un género tan profundo como desconocido. Porque lejos de ser un sencillo ejercicio de paisajismo sonoro, en el dark ambient nos enfrentaremos al artista cara a cara en la parte de ese mundo que ha decidido construir para nosotros y en ese instante comprenderemos el alcance final de la obra, sea éste cual sea. Con Metatron Omega y su última opus, Illuminatio, ocurre exactamente eso: nos invita a observar ese particular universo en expansión que lleva desarrollando desde Gnosis Dei.

read more »

julio 7, 2017

God Body Disconnect – Sleeper’s Fate (2017)

por Xabier Cortés

Entre las muchas virtudes que se esconden en un género tan rico y variado como el dark ambient —y cualquiera de sus múltiples ramificaciones— es la de su inmensa capacidad para generar imágenes precisas y cristalinas; las composiciones se convierten en coordenadas exactas que, en conjunto, crean ante nosotros una serie de fotografías nítidas en las que nos encontraremos frente a frente con el artista; sus inquietudes, sus anhelos, su visión y, también, sus miedos. Lejos de ser una simple colección de imágenes más o menos coherentes —y oscuras, como tan bien saben malinterpretar los cientos de vídeos que pululan por cierto tubo catódico cibernético—, el dark ambient, nos arrastra hacia su historia, su idiosincrasia para, finalmente, vomitarnos de nuevo hacia el Mundo Real™ sin saber muy bien cómo hemos acabado ahí, pero con una extraña sensación entre el alivio, el desasosiego y la incertidumbre. En su segundo trabajo, God Body Disconnectmoniker tras el que se encuentra Bruce Moallem— continúa desarrollando en este Sleeper’s Fate la historia que comenzó en su anterior Dredge Portal: la de una persona en estado comatoso encerrada en la su propio cuerpo sin más compañía que el lejano zumbido de las máquinas que le mantienen entre la vida y la muerte.

read more »

abril 27, 2017

Phonotek – Red Moon (2017)

por Xabier Cortés

¿Qué buscamos en el dark ambient cuando lo invocamos? ¿Qué mecanismos necesitamos activar cuando él, el dark ambient, se manifiesta ante nosotros? Dejemos de lado y olvidémonos del manido y ridículo claim marketingiano que lo describe como la supuesta banda sonora del infierno/pesadilla/bla bla bla. No. El dark ambient tiene como objetivo saltarse nuestros mecanismos de defensa. Punto. Nos invita a fijarnos en esa parcela del cerebro escondida —y oscura, por supuesto— a la que no somos capaces de enfrentarnos. ¿Por qué se encuentra tan cómodo aquí? Porque no solamente apunta a ese rincón escondido de la psique humana; también se alimenta de ella. Los sonidos se retuercen adoptando formas desconocidas, se asimilan estímulos externos para explotarlos y convertirlos en eje y fundamente de un sonido denso, en ocasiones, ligero y cristalino, otras, pero siempre con un tono frío y distante de la experimentación. Porque es ahí, en la experimentación, donde reside el verdadero núcleo de las atmósferas tensas y paisajes nebulosos: en la obsesión por lo desconocido y el espíritu aventurero necesario para descubrirlo. Phonotek aprovecha su segunda referencia —bajo el paraguas de Cryo Chamber con todo lo (bueno) que eso conlleva—, Red Moon, para explorar, experimentar y, sobre todo, sugerirnos un dark ambient siempre denso, pausado y, como ya lo hacía en su anterior Lost In Fog, brillante.

read more »

mayo 20, 2016

Keosz – Be Left To Oneself (2016)

por Xabier Cortés

KeoszEl dark ambient es un género exigente. Un artefacto artístico y cultural que nos obliga a realizar un esfuerzo para poder entenderlo y disfrutarlo en su totalidad. No confundamos esta exigencia con un inane ejercicio de clasismo musical, ni siquiera es elitismo: el dark ambient nos exige estar atentos. Punto. Nos obliga a prestar atención a esos pequeños detalles sonoros que completan un cuadro, una imagen, un concepto y una idea; un pasaje oscuro sobre el que el artista construye una narrativa ágil, densa, misteriosa y épica. El dark ambient nos exige porque, a su vez, nosotros le exigimos. Le pedimos que cree a nuestro alrededor un universo que puede ir desde lo onírico a lo infernal, desde lo demencial a lo claustrofóbico; desde lo etéreo a lo insalubre. Le pedimos que juegue con nosotros, que nos manipule; queremos estar a su merced porque comprendemos la magnitud de una obra de este calado. Le exigimos urgencia y calma a la vez; le pedimos fortaleza y fragilidad; esperamos coherencia y determinación con un objetivo claro. Cuando el dark ambient nos exige, nosotros le exigimos más; cuando el dark ambient crea y se desarrolla, nosotros lo hacemos a su lado también.

read more »

septiembre 8, 2015

Metatron Omega – Gnosis Dei (2015)

por Xabier Cortés

a2163351489_10Uno de los conceptos que debemos desechar cuando nos enfrentamos a un disco adscrito a la corriente del dark ambient es el que lo define como una simple y vacía aproximación a los sonidos de una pesadilla. Un género con una trayectoria de varias décadas a sus espaldas no puede verse reducido en esa idea errónea, por lo que resulta saludable reivindicar el objetivo final del dark ambient como movimiento de vanguardia. El hecho de hacer uso de elementos oscuros, claustrofóbicos y abrasivos no debería ser la base sobre la que fundamentar esta idea, repito, errónea del verdadero sentido del dark ambient; éste va mucho más allá de servirnos de acompañamiento en la oscuridad de nuestros sueños más perversos. Tampoco debemos acotar al dark ambient como un sencillo ejercicio de paisajismo sonoro aunque el carácter visual y evocador sea una parte importante, no es ese su principal cometido. Llegados a este punto, ¿cuál consideramos que es el objeto del dark ambient? Cualquier artista que se adhiera a esta corriente de infinitas ramificaciones comparte con ese todo un afán obsesivo por describir los rincones más oscuros y sórdidos de la existencia humana: se desenvuelve con soltura entre las innumerables capas que forman nuestra especie y son capaces de mostramos a través del prisma único que nos da el complejo y variado ecosistema psicológico del ser humano. Metatron Omega dibuja en Gnosis Dei un retrato oscuro y preciso del Saber Supremo y Dios.

read more »

junio 11, 2015

Atrium Carceri – Metropolis (2015)

por Xabier Cortés

Atrium Carceri - MetropolisUno de los males que (dicen) afecta al dark ambient es el del inmovilismo: la repetición de los elementos sonoros propios del dark ambient puede dar como resultado obras que, en una primera escucha, nos traigan a la memoria otros trabajos editados bajo este epígrafe. Ocurre que el dark ambient nos exige una implicación más profunda; el dark ambient nos invita a dejar de lado el frenesí típico de una sociedad moderna en la que la prisa es su razón de ser y en la que el tiempo se ha convertido en un bien infrecuente. El dark ambient no nos va a ofrecer hits espectaculares de poso difuso, no busca los fuegos artificiales, no quiere espontaneidad y, desde luego, tampoco nos va a presentar composiciones sencillas y simples. No. El dark ambient exige tiempo para que se vaya desplegando, tiempo para que los sonidos que lo conforman vayan creando a nuestro alrededor el caldo de cultivo correcto en el que al final, y sólo al final, explote sus (muchas) fortalezas. Desde que Atrium Carceri irrumpiera en la escena en 2003 con aquella obra compleja y claustrofóbica —Cell Block—, Simon Heath ha ido desarrollando el particular universo sonoro, estético y conceptual de su dark ambient hasta llegar a este Metropolis.

read more »

mayo 19, 2015

Ugasanie – Call Of The North (2014)

por Xabier Cortés

UgasanieEn esa obsesión insalubre pero placentera del dark ambient por explorar los misteriosos y retorcidos rincones de la mente humana para convertirlos en sonidos oscuro y fríos, encontramos a veces una suerte de conjunción cósmica en el que se presentan ante nosotros todos los aspectos que han convertido al dark ambient en lo que es hoy en día: un género con una querencia insalubre por explorar y enriquecer los sombríos parajes de la psique convirtiéndolos en desolados paisajes abandonados. Abandonados, aislados. Existe un síndrome cultural, una especie de estado mental alterado y que afecta a sociedades o culturas muy específicas y, a menudo, aisladas y en la que no se observa causa orgánica o bioquímica pero que afecta y de forma considerable al comportamiento de la persona. En las culturas árticas, los inuit, se conoce a este síndrome como histeria ártica — piblokto o pibloktoq—; un proceso disociativo en el que la persona afectada pasa por estados de euforia descontrolada, convulsiones, comportamiento errático, violencia y amnesia, ocasionada, o eso parece, por la oscuridad prolongada en las latitudes árticas. Sobre este interesante caldo de cultivo construye el artista bielorruso Ugasanie un álbum conceptual en el que explora los límites desolados del dark ambient.

read more »

febrero 24, 2015

Sabled Sun – 2147 (2015)

por Xabier Cortés

Sabled Sun - 2147Como si de una obsesión se tratase, como si de una condición sine qua non fuera, el dark ambient se sabe creador e instigador de los paisajes —sonoros y también visuales— desolados, fríos y destruidos. Lejos, a miles de kilómetros de distancia, de ser un simple ejercicio de paisajismo sonoro, a saber, una recopilación más o menos acertada de momentos evocadores y épica trastabillada. El dark ambient es capaz de crear visuales partiendo de la bruma más espesa, delimitando con detalles y giros leves las siluetas de la arquitectura —natural o artificial— que nos rodea para, de esta manera, sumergirnos en sus profundos universos. Esta autoconsciencia, esta cualidad indispensable juega un doble papel dentro del dark ambient: por un lado obliga a evitar caer en un ejercicio vacío de concatenación de sonidos más o menos inspirados, es decir, una sucesión de sonidos sin más pretensión que esa: coleccionar. Una sucesión que no se para a pensar en las posibles implicaciones de su sonido, un sonido que no refleja ningun estado visual concreto, un sonido que sólo es eso: sonido. Por otro lado, esa querencia enfermiza —pero sana— por el tratamiento visual del sonido, obliga al dark ambient a cuidar cada giro ya que cada uno de éstos será susceptible de ser interpretado y, por ello, debe de contener un sentido y un orden dentro de la compleja estructura de la composición. Sabled Sun continúa  convencido —y convenciendo— en traer los sonidos de la desolación post apocalíptica a sus trabajos. 2147 nos narra la historia de la hibernación, el despertar, la sociedad destruida como sólo Simon Heath sabe hacer, con Dark Ambient.

read more »