Posts tagged ‘Dead Can Dance’

septiembre 25, 2014

Dead Can Dance – Anastasis (2012)

por Xabier Cortés

Dead Can Dance Anstasis¿Es posible que un artista llegue a un punto en su carrera en el que su única salida sea abrazar una estrategia de autorreferencia? A priori no parece una actitud propia de un carácter con el afán de siempre buscar sonidos y estructuras nuevas que fortalezcan el concepto mismo que asentara las bases del proyecto, es más, podríamos afirmar incluso que esta autorreferencia no tiene otra lectura más que concretar y anunciar la caducidad de un proyecto, el final de un camino o la desaparición de esa idea que otrora sirviera de soporte para construir alrededor de él todo un complejo entramado de sonidos y textos siempre con el objetivo de La Belleza en el horizonte. Deberemos detenernos en este punto para pensar si esa maldita autosuficiencia no obedece a otros objetivos algo más profundos, ocultos y, sobre todo, coherentes para la causa: ¿por qué no utilizar esa suerte de narcisismo artístico no como una pista de una obra acomodada sino como un forma de indicar el cambio de fase en la trayectoria del grupo o, también, como una forma de aglutinar bajo un mismo álbum toda la esencia y experiencias del pasado para, una vez más, atreverse más adelante a seguir explorando sonidos e influencias diferentes. Algo así se nos invita a pensar que sucede en Anastasis de Dead Can Dance.

read more »

noviembre 21, 2013

Hateful Abandon – Move (2011)

por Xabier Cortés

Hateful Abandon¿Cómo se puede enmarcar la deriva apocalíptica que lleva tomando la Humanidad desde las últimas décadas? ¿Es suficiente con adoptar la actitud —cliché y arquetípica, por otra parte— del black metal y envolvernos en su espíritu de Negación total para con el futuro de la Humanidad? Quizás debemos, de una santa vez, asumir el carácter inevitable de nuestra propia destrucción y afrontarlo no desde el punto de la negación, sino desde una actitud de aceptación del mismo. Dejemos de lado esas posturas  —en ocasiones pueriles— de estoy cabreado contra todo y adoptemos una visión más realista de la historia: De acuerdo, nos vamos a la mierda ¿y qué? No podemos escapar de lo inminente así que de poco o nada nos servirá cerrar los ojos para no ser conscientes de nuestro incierto futuro. Asumamos de una vez la podredumbre de una sociedad enferma, aceptemos ser parte de un sistema podrido y borremos esas expectativas falsas en la que todo gira alrededor del dinero y el consumo mientras nos parapetamos de forma cobarde tras una inmensa colección de máscaras con tal de no ver lo desdichado de nuestro destino. Hateful Abandon en Move nos incita a cambiar nuestra visión sobre ese futuro individual y colectivo decadente desde un prisma black metal diferente.

read more »

septiembre 4, 2012

Dark Sanctuary – L’être Las – L’envers Du Miroir (2002)

por Xabier Cortés

Encontrar la belleza en la oscuridad más absoluta, notar el dulce abrazo de la melancolía rodeándonos con sus frágiles pero implacables brazos. Dirigir nuestra mirada hacia el infinito dejando que se pierda en él alejándonos de lo material para dejarnos llevar al terreno inhóspito e inexplorado de lo onírico e imaginario. Un viaje -repleto de incertidumbres, como no- hacia lo desconocido. Todos nuestros sentidos nublados por el sonido -lejano, lánguido y apenas perceptible- de una melodía que se torna inevitable según van avanzando nuestros pasos sobre una superficie frágil pero extrañamente familiar que no sabemos identificar. ¿Debemos continuar? Dudamos. ¿Es el camino seguro? No hayamos respuesta. ¿Deberíamos dar media vuelta, volver sobre nuestros pasos y olvidarnos de todo esto? No. La música aumenta su intensidad, estamos rodeados, las huellas que nos servían de guía se pierden en la tenue niebla que invade, rodea y toma control de nuestros pies. Ya no hay escapatoria, nos encontramos perdidos en un bosque de sonidos lúgubres -aunque dulces al mismo tiempo- y olores irreconocibles, pero ningún sentimiento de pánico se ha adueñado de nosotros. No hay sufrimiento, no hay dolor, todo lo que sentimos es una profunda calma. Una calma que nos resulta extraña -por desconocida-, la oscuridad haciéndose fuerte a nuestro alrededor y la música -ESA música- una vez más tomando el control. Sólo hay un culpable, sólo hay una mano detrás de este plan maestro: Dark Sanctuary.

read more »