Posts tagged ‘éxtasis’

abril 13, 2012

No escuchéis música, o la vida os infectará

por Álvaro Arbonés

Escuchar música no sirve para nada. Puedes creer que hacerlo te hará más feliz, más culto o más inteligente, pero no es cierto. O quizás creas que si escuchas la música que le gusta a tu persona amada, esa cuya sonrisa divaga entre las entretelas de tu cabeza a cada instante, le interesarás, pero es mentira. La única verdad es que te hará un esnob incomprendido que vagará entre las ciudades ruidosas incapaz de concentrarse ante la marabunta de estúpidos sonidos que se emiten en ella; ya no conocerás el placer del silencio, uno metafórico e inexistente que sólo conocen aquellos que no han aprendido a escuchar. Te darás cuenta que esa persona sólo escucha algo que consideras inefable -es la única explicación coherente para el éxito de Bloc Party: el crítico medio quería estar entre los muslos de la modernita de flequillo vivaz que le denegaba la mirada- y que no te puede gustar, que necesitas alguien mejor, que mereces algo mejor. Descubrirás que el mundo está lleno de ruido que no puedes descodificar, que todo es demasiado sucio como para que sea tolerable: la música te hará observar el mundo -pues cuando uno empieza a usar un sentido, los demás se auto-invitan a la fiesta- , y eso es insoportable.

read more »

abril 10, 2012

Type O Negative – Bloody Kisses (1993)

por Álvaro Arbonés

La capacidad catártica de la música es algo que ya ha ocupado a lo largo de la historia tantas páginas, pulpa muerta resucitada en su nueva forma propiciada por la carpintería de la técnica industrial maderera, que repetirlo una vez más redundaría ya en cierto absurdo por repetición. Todos sabemos que, cuando se escucha realmente música, es cuando esta nos produce estados alterados del ánimo con el cual afrontar nuestro día a día; la música que se merece tal epíteto para sí misma, que ha de ser llamada arte sin excepción, es aquella que nos hace alcanzar nuevos estados de nuestro propio ser que generalmente se encuentran velados en el subconsciente. Es por ello que si vamos a hablar de catarsis, ya que no hay catarsis mayor y más conjurada que el orgasmo, sólo nos cabe invocar al über-mensch de nuestro tiempo, al rapsoda vampírico, al hijo predilecto de las tinieblas de satén: Peter Steele.

read more »