Posts tagged ‘falsos 80’s’

marzo 1, 2012

El sinte nuevo del emperador y otros cuentos de terror.

por Manel Mourning

Los sintetizadores son una cosa buena, una cosa sana, pero hay que controlarlos a ellos y evitar que ellos te controlen a ti. Como la droga o como la Fuerza. Recuerdo como abracé con cariño y nostalgia de un pasado no vivido la resurrección del Shoegaze hace algo más de cinco años y acabe tirándome de los pelos ante la avalancha de bandas de todos los rincones del mundo, desde Estonia a Venezuela, que aparecían en Shoegazeralive bajo etiquetas tan inverosímiles como “Shoegazer european style”, “Shoegazer new generation”, “New noisepoppers” o “Shoegazer metal”.

read more »

Anuncios
febrero 2, 2012

VHS / BETA

por Mario Cotos Franck

El tránsito de Steve Jobs puso de manifiesto la importancia que tiene la estética en nuestra carrera hacia ese mundo informatizado y funcional que en 1984 soñábamos bajo la influencia del cine y los primeros videojuegos: autopistas aéreas, omnipresencia de ordenadores, servicios automatizados… y hombreras. Esa obsesión por estilizar la presentación pasó por la música; las producciones fueron sofisticándose, las impurezas cribándose, lo orgánico tamizándose. En los años 90 todavía resistía rebelde el feedback, las grabaciones caseras se abarataron -con la consiguiente democratización- y el lo-fi fue certificado como género (en realidad, una estética coyuntural). Al fin y al cabo, un breve impasse. No se tardaría en retomar la carrera, aunque volviendo la vista hacia atrás, recuperando los modos y abstracciones originales, como si la cultura del éxtasis y la realidad virtual de gráficos desnudamente poligonales quedara en un ensayo fallido.

read more »

enero 21, 2012

College – Secret Diary (2008)

por Álvaro Mortem

La resurrección de un cierto estilo de música que podríamos definir, muy inexactamente, como synthpop de tintes 80’s es algo a estas alturas innegables, quien no se ha visto inundado ya por una cantidad ingente de electrónica retro es porque no vive en este mundo. Aunque algunos querrán ver en esto un elemento absolutamente sintomático sobre la precariedad de nuestros tiempos, teóricamente por la incapacidad de los artistas jóvenes de hacer algo que sea ni mínimamente nuevo, no deja de ser el prodigioso ejemplo de como toda época pasada puede ser revisitada desde el presente; nada es estanco y auto-contenido, e incluso lo que yace eternamente algún día puede evolucionar. Es por ello que toda esta oleada de jóvenes haciendo la misma música que escuchaban sus padres antes -y, probablemente, durante y después- de su gestación, articulados tras la estela de los sobrevaloradísimos Glass Candy, merecen una escucha con atención.

read more »