Posts tagged ‘Iglooghost’

enero 7, 2018

Abrimos caminos en el silencio. Lo mejor del 2017 según Studio Suicide

por Álvaro Arbonés

A veces se olvida que la brevedad es una virtud. Por eso seremos breves. En el 2017 ha habido muchos discos excepcionales; ha sido un gran año para la música, incluso si no lo ha sido tanto para otras cosas. Por eso, en Studio Suicide, hemos elegido siete discos por cabeza para representar lo mejor del año. Nuestro particular Top 14, seguramente en nada similar a ningún otro top que haya ahí fuera. Pero así somos nosotros. Nos gusta la brevedad y vivir siempre contracorriente. Disfruten.

 

read more »

octubre 3, 2017

Iglooghost – Neō Wax Bloom (2017)

por Álvaro Arbonés

En la música popular contemporánea existen ciertos protocolos básicos de actuación. Del lado analógico, todo debe ser aséptico, familiar y nostálgico. Del lado digital, todo debe ser o bien festivo o bien oscuro y machacón. Por eso hoy todo el pop parece cortado por el patrón sueco, todo el rock es hoy post-punk e incluso la electrónica que se pretende underground se ha acabado bebiendo las aguas o bien del synthpop nórdico (el equivalente electrónico al pop sueco) o bien de la new wave (el equivalente electrónico al post-punk).

Esa uniformidad que hace que occidente sea un patio de recreo donde todos los niños visten el mismo uniforme, sólo distinguiéndose por géneros y por el cambio de verano-invierno donde se pasa a dejar la chaqueta en el armario (personificado en que se reserva para la temporada estival la reivindicación de los ritmos más marcados ya sea de la electrónica o del reggaeton), es lo que hace tan aburrido al mainstream. Y por lo que Neō Wax Bloom es tan interesante.

read more »

agosto 22, 2017

Iglooghost – Chinese Nü Yr (2015)

por Álvaro Arbonés

Existe algo indefinible dentro del verdadero arte. Más allá del baile, la estructura o la belleza, cualquier forma musical que aspire a ser considerada realmente artística debe ser capaz de transmitir conceptos muy concretos, ya sea en forma de estados de ánimo, imágenes o pensamientos. Incluso si parecen, en primera instancia, extraños o arbitrarios. Porque la música, al ser el arte último de la abstracción, su obligación, y su triunfo, es conseguir hacernos transitar por paisajes mentales que trasciendan su mera abstracción. Su logro último es ser concreto sin dejar de ser informe.

En ese sentido, Chinese Nü Year nos remite hacia una estética elemental. No simple, sino extra-formal. Fuera de las estructuras que consideramos naturales. Nos remite hacia colores pastel, formas suaves, sonrisas amables que esconden algo extraño. Perturbador. Esa rareza propia de lo kawaii. De la belleza infantil, redondeada, deforme; de todo aquello que parece hecho sólo a medias; un trasunto de trabajo divino en el cual al creador se le hubiera olvidado qué son las proporciones cuando estaba aún a mitad de su trabajo.

read more »