Posts tagged ‘KMFDM’

julio 23, 2015

Rammstein – Herzeleid (1995)

por Xabier Cortés

Rammstein_Herzeleid_coverEl mainstream tiene el poder de convertir un instrumento de ruptura con el establishment en un producto inocente más. Un producto al que se le arranca de cuajo todo espíritu provocador para convertirlo en una anécdota curiosa con la que llenar estanterías de centros comerciales. El movimiento creado alrededor del industrial ha visto como parte de sus principios y sus cimientos han sido manipulados; ha visto su sonido árido convertido en una herramienta más del show business. Esta circunstancia se hace todavía más patente cuando nos referimos a la vertiente rock del mismo: el sonido de una guitarra machacona se convierte aquí en una excusa para defender ese espejismo de rebeldía con el que nos ciega el mainstream. Rammstein es una consecuencia de todo esto: han convertido su rock industrial áspero y provocador en un juguete más a manos del mercantilismo. O eso es lo que nos hacen creer.

read more »

Anuncios
diciembre 10, 2013

KMFDM – WWIII (2003)

por Xabier Cortés

KMFDMComencemos con la función política de la música, el carácter combativo de ésta como eje central sobre el que tejer un todo conceptual que vertebra todos y cada uno de los movimientos, no sólo musicales, de un proyecto musical. Tracemos en este punto una infranqueable línea blanca en el sueño y dejemos en el lado del olvido, la vergüenza y la ignominia a toda esa jauría de bandas —en el sentido más peyorativo del término— que se enmarcan dentro del rock kalimotxero con esa eterna y pueril actitud del “a tomar por culo todo, pásame el canuto”. Centrémonos en las corrientes industriales —género paladín indiscutible en cuestiones combativas y radicales— y más concretamente en su derivado rock como canalizador de ese espíritu de lucha contra el Sistema, el establishment y vete tú a saber cuántas cosas más. Hilemos más fino y acotemos directamente todo ese movimiento subterráneo en un sólo tótem musical, hablemos de KMFDM y su WWIII.

read more »

marzo 12, 2013

2Kate – Bide Laburra (1997)

por Xabier Cortés

2KateHubo una época en la que cualquier proyecto musical nacido en Euskadi y que desarrollara su concepto haciendo uso del euskera era automáticamente etiquetado como “rock radikal vasco”, no ya por la prensa —incluso la supuestamente especializada— también por el público en general. Existía una necesidad enfermiza de agrupar a todos aquellos grupos bajo el mismo paraguas rockradikalvasco con el fin de sacar pecho y demostrar ante los de fuera la buenísima salud de la que gozaba la música en estas tierras. Curiosamente el efecto era el contrario; daba la sensación de que todo lanzamiento musical en Euskadi estaba cortado por el mismo patrón, reutilizaba una suerte de fórmula sonora para repetirla ad infinitum y poder seguir alimentando la bestia del rockradikalvasco. Afortunadamente lo que desde fuera se apreciaba como una escena, un movimiento homogéneo y ridículamente aburrido, por dentro resultaba ser un espléndido crisol de diferentes influencias y estilos musicales tan dispares que iban desde el ska, metal —desde el más incisivo y contundente hasta ese de corte más melódico y escandinavo— y otras muchas variantes del rock más. Entre todo esta amplio abanico de proyectos —por supuesto, algunos interesantísimos, otros directamente lanzados, y con razón, al más profundo de los cajones— se encontraba uno que sería uno de los proyectos más rompedores e innovadores de aquellos finales de los noventa. Un duo formado por Mikel “Anestesia” Kazalis e Izaskun Forkada: 2Kate.

read more »

marzo 27, 2012

Skold vs. KMFDM – Skold vs. KMFDM (2009)

por Álvaro Mortem

El running gag involuntario más habitual en el campo del arte es el cambiar para seguir igual, la capacidad asombrosa de los artistas por cambiar radicalmente la dirección de lo que hacen -decepción mediante, del público, de los otros- para seguir estancados en exactamente las mismas ideas con un ligero maquillaje de sus representaciones. No es suficiente -no lo es, al menos, en la mayoría de ocasiones. Por cada Boris que existe en el mundo, un grupo capaz de mudar de piel constantemente en cada disco pero manteniendo siempre impertérrita su personalidad creando una experimentación de calidad, hay una docena de The Thing Things que se dirigen hacia la deriva atraídas (o repelidas) por las modas del momento a las cuales deben ajustarse para conquistar el Olimpo de la mediocridad del gusto general. Cambian para que todo cambie, pero (a la mayoría) sólo les sirve para rebozarse en mediocridad.

read more »