Posts tagged ‘post-industrial’

abril 4, 2013

Pimentola – Misantropolis (2007)

por Xabier Cortés

pimentolaEscondemos un recóndito lugar dentro de nuestra mente en el que damos rienda suelta a nuestras más inverosímiles fantasías. Un pequeño espacio en el que el caos se erige como única y absoluta ley dominante. Una zona en la que todos los tabúes quedan aparcados en algún desconocido punto de su entrada. En este microcosmos de locura y aberración que todos escondemos dentro de nosotros —muchas veces sin ni siquiera ser conscientes de ello— tienen su reflejo nuestras perversiones, nuestros secretos más inconfesables y también nuestros miedos más terribles; todos estos ingredientes se abrazan en una maremágnum oscuro que luchamos por mantener en esa zona de nuestra mente de la que, de ninguna manera, puedan escapar atravesando esa coraza que lo limita y lo mantiene enterrado dentro de nosotros. Sucede que en ocasiones sufrimos pequeñas filtraciones de esta zona de terror y podredumbre, son esos momentos en los que la ansiedad y el desasosiego se apoderan de nosotros sin que haya  alguna razón lógica para ello, nos ataca con fiereza, nos paraliza y nos bloquea. El proyecto monocefálico finlandés Pimentola ha aprovechado estas pequeñas fugas y ha liberado a  todos esos fantasmas, ha sabido dominarlos, los ha sintetizado en sonidos coherentes y oscuros y, además, ha bautizado a esa zona inhóspita de nuestro subconsciente como Misantropolis; un lugar en el que caos domina la razón.

read more »

Anuncios
marzo 14, 2013

AIT! – Romanticismo Oltranzista (2007)

por Xabier Cortés

AITEl riesgo es magnético y adictivo; la respuesta física a una situación peligrosa, la inyección de adrenalina consecuencia de nuestra exposición a una realidad carente de una cómoda seguridad dispara en nosotros mecanismos y posturas que nos resultan desconocidas: nuestros sentidos se agudizan y nuestra fuerza aumenta con el único fin de poder hacer frente a ese riesgo que pone en peligro nuestra existencia. Claro que cuando esta circunstancia —a todas luces contradictoria ya que el riesgo nos atrae pero a su vez pone en peligro nuestra vida, contraviniendo la más básica de las leyes humanas: la de la supervivencia— viene provocada por uno mismo, y aun cuando ésta nos provoque sensaciones similares, la intensidad de las mismas no llegará a la altura de las que nos provocaría una experiencia similar en la que el control de ésta nos fuera ajeno. Por esto mismo intentamos forzar situaciones hasta el exceso: queremos que nuestra virtual y autoinfligida experiencia de riesgo se acerque hasta casi rozar a aquella situación terrible generada por un agente externo. Y es precisamente aquí donde merece la pena detenerse a reflexionar: el exceso, o mejor dicho, lo excesivo es libertad, como ya supo concluir el Divino Marqués en su excesiva obra, en especial en aquellos perversos y libertinos 120 Días De Sodoma. AIT! con este Romanticismo Oltranzista se convierte en nuestro anfitrión, en ese agente externo que se ha comprobado tan necesario para esa libertad plena, que nos acompañará en este descenso por los excesos, la perversión y una sordidez densa y sofocante.

read more »

noviembre 12, 2012

Front Line Assembly – Improvised Electronic Device (2010)

por Álvaro Mortem

El industrial es quizás uno de los géneros más dispares y amorfos en cuanto su categorización, pero también lo es con respecto a su historia: discernir el que es industrial se hace más por intuición que por evidencias sonoras. ¿Qué debe ser el industrial para ser así denominado? En teoría esté requerirá, en sus formas más contemporáneas —cuando no directamente diluidas para el iniciado, siempre deseoso de defenestrar todo cambio—, hibridar los aspectos más desaforados del rock con las técnicas más oscuras, que no necesariamente brutales, de la electrónica; se le exige, en tanto tendencia comunal, ser una amalgama de sonora ultraviolencia más oscura que el alma de un político. Esto, como no podía ser de otro modo, se pasa por alto muy a menudo. Así el industrial es más una actitud, una forma de hacer electrónica, basada en una desesperanza violenta hipertrofiada por su mismidad que es llevada hasta una conformación maquinista, puramente obrera —y, por tanto, netamente industrial—, de la música. Y en ese sentido Front Line Assembly no sólo es que sean industrial, es que nunca antes han sido tan industriales como en Improvised Electronic Device.

read more »