Taxidermias Concretas Vol.9

por Álvaro Mortem

Álvaro Arbonés

The National – Guilty Party (2017)

The National siempre cambian. The National nunca cambian. Cada disco es diferente al anterior, pero siempre suenan del mismo modo. Tienen personalidad. Y en sus adelantos de su nuevo trabajo, no es diferente. Guilty Party suena familiar, cercano a aquello por lo que nos gusta Trouble Will Find Me —el tono melancólico, la batería marcada, el bajo difuso—, pero también hay algo extraño. Diferente. Su guitarra se fuga de forma sutil, haciendo del final de la canción un exceso post-algo, glitch incluido, que resulta, contra todo pronóstico, reconfortante. Como una herida tan profunda como cálida. Ese susurro de «todo irá bien» en nuestro oído mientras nos ahogan con la almohada que, irónicamente, siempre hemos necesitado.

Cloakroom – Seedless Star (2017)

Post-rock. Post-hardcore. Post-metal. Post-pajerismo. Llámelo como corresponda. Pero los americanos Cloakroom saben hacerlo muy bien. Con ese estilo calculadamente lánguido e intelectual, con el punto justo de emoción —distante, triste, no demasiado cálido—, vía ese deje à la doom metal tan 00’s —os miramos, Anathema—, Seedless Star transmite ese desasosiego épico que sólo puede generar el cruce entre lo profano y lo pajero. Ser hijos no reconocidos de Isis, pero sin el encanto de ser como ellos: pajeros. Sólo pajeros. Sin esa emoción que se siente, por el camino, impostada.

Xabier Cortés

Venenum – Trance Of Death (2017)

2017 está resultando ser un año en el que la cosa extrema del métal nos está brindando alegrías y tazones de alquitrán a toneladas. En el caso de Venenum nos encontramos ante un disco que navega con soltura y gracejo trotón entre las fronteras del death y del black. Un sonido con la dosis exacta de mala hostia y su buena tunda de riffs memorables y rompecuellos, pero que no le hace ascos a momentos menos frenéticos-tupa-tutupa y más centrados en la atmósfera. Venenum juega a los contrastes y consigue una colección de temas heterogéneos, bien construidos e intensos con los que reivindicar la cosa metálica extrema bien.

Lorenzo Senni – Persona (2016)

El futuro será cyberpunk o no será. Y el futuro tendrá banda sonora de Oneohtrix Point Never, Venetian Snares, Aphex Twin, Autechre y Lorenzo Senni. Un futuro que se desenvuelva por el trance y el IDM con la misma facilidad con la que Rave Voyeur, por ejemplo, es capaz de hacer explotar nuestra cabeza. Porque nunca hemos deseado tanto un implante cibertrónico en nuestro cerebro como cuando empieza a sonar este EP del italiano bajo el abrazo protector de —pónganse en pie para hablar de Dios— Warp Records. ¿Queremos experimentar un viaje lisérgico y disparar nuestra alma cibernética hacia el siglo XXIII a la velocidad de la luz? ¿Queremos llevar modelazos de Gaultier mientras esperamos a ser atendidos en un aeropuesto de perritos calientes sintéticos a tope de neón? Persona EP es lo más parecido a todo eso que vamos a encontrar en este soso siglo XXI.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: